Álvaro Odriozola dirigiendo un balón ante el Alavés

Álvaro Odriozola dirigiendo un balón ante el Alavés REUTERS

Fútbol REAL MADRID

Odriozola se asienta en medio del bache del Real Madrid

Por cuarto partido consecutivo el Real Madrid ni marcó ni ganó. Una mala racha que ocupa al conjunto blanco, que ha perdido de golpe la lucidez que se vio en choques como contra la Roma. Sin embargo, no todo puede ser negativo y es que en Vitoria al menos se vio un rayo de luz por la banda derecha. No fue ni Bale, ni Asensio, ni Vinicius -que acabó jugando en dicho lado-, sino un protagonista inesperado: Álvaro Odriozola.

Odriozola fue el mejor del Real Madrid o, al menos, el que más sensación dio de estar metido en el partido. En un día en el que el juego del club blanco fue más estático que nunca, el carrilero dio la poca profundidad con la que contó el equipo. A destacar, sobre todo, su primera parte. Le puso muchas ganas y lo intentó una y otra vez. La recompensa no llegó, pero no sería porque no se esforzara.

La confianza que les faltaba al resto, parecía sí tenerla Odriozola, hasta el punto de realizar un autopase, con túnel incluido, en una 'baldosa' dentro del área del Alavés. Muy forzado, el balón acabó saliendo por la línea de fondo, pero para intentar algo así hay tener mucha confianza y, desde luego, estar metido mentalmente en el partido. Si que es verdad que en la segunda parte se desfondó un poco, fruto del cansancio, pero aún así no paró.

Álvaro Odriozola, tendido en el suelo y dolorido tras una acción frente al Alavés

Álvaro Odriozola, tendido en el suelo y dolorido tras una acción frente al Alavés REUTERS

Ya brilló en Moscú

La importancia de las bandas en los ataques del Real Madrid y sin jugadores como Marcelo y Carvajal, se necesita que jugadores como Nacho, Odriozola e incluso Reguilón den un paso adelante. El ex de la Real lo ha hecho y es que su partido en Mendizorroza es también la continuación de lo que se vio en Moscú cuando saltó al campo a partir del minuto 42 para cubrir la baja de Carvajal.