Mariano reclama una falta durante el partido contra el CSKA

Mariano reclama una falta durante el partido contra el CSKA EFE

Fútbol CHAMPIONS LEAGUE

Mariano y su hambre de gol para acabar con los problemas del Madrid

El Real Madrid cayó derrotado este martes en Moscú. El club blanco no pudo contra el CSKA en el Luzhniki en un partido en el que los de Lopetegui se volvieron a quedar en blanco sin marcar un solo gol, algo que se extiende ya por tercer partido consecutivo. La sequía preocupa al madridismo y centra el foco de las críticas.

Hay que tener en cuenta también el golpe de mala suerte que atizó al Madrid durante su partido contra el CSKA. Hasta tres palos dejaron helado al club blanco que vio como el tempranero gol de Vlasic le daba los tres puntos a los de Goncharenko. El último de los remates merengues que se estrelló en la madera llegó de la cabeza de uno de los protagonistas de la noche: Mariano.

Un larguero que pudo cambiar todo

El hispano-dominicano fue de lo poco positivo que se vio del Madrid en Moscú. Ese larguero pudo cambiar todo y es que, al menos, habría supuesto el empate del Madrid justo antes del descuento. Un gran centro de Odriozola alcanzó a Mariano quien metió un salto salvaje para cabecear el esférico. La suerte no quiso que ese balón entrara, pero sobre el campo había un 'animal' con hambre de gol.

Mariano cabecea un balón contra el CSKA Moscú

Mariano cabecea un balón contra el CSKA Moscú EFE

Lopetegui dio entrada a Mariano en el campo en el minuto 58. Las cosas no funcionaban y el técnico vasco decidió meter más pólvora arriba, sustituyendo a Lucas Vázquez. Jugó 33 minutos y fue el foco principal del peligro blanco hasta el final del encuentro. Se convirtió en la referencia ofensiva del Real Madrid y realizó hasta cuatro remates en el tiempo que pisó el campo.

Dio un nuevo aire al partido y es que con el paso de los minutos fue originando más y más peligro. En la primera parte el Madrid gozó de alguna oportunidad, más que el CSKA, pero cuando los rusos se acercaban al área de Keylor Navas daban la sensación de crear el triple de peligro que los madridistas. Pero con Mariano esto cambió. Fue un dolor de cabeza para los defensas rusos. Quizás alguna vez pecó de precipitarse, pero no se le puede achacar que no lo intentara.

Modric y Mariano entran en la segunda parte para reforzar al equipo

Modric y Mariano entran en la segunda parte para reforzar al equipo REUTERS

Mariano, un 'animal' de cara a portería

Como en los partidos contra la Roma y el Espanyol, salió a por todas en busca del gol y es el hambre que necesita el equipo ahora que hay problemas de cara a portería. Se realizaron hasta 27 remates en todo el partido, pero ningún balón entró entre los tres palos defendido por Akinfeev. Hay días en los que la pelota no quiere entrar, pero con la insistencia de Mariano de cara a puerta se hace más fácil o, al menos, se crea mayor peligro.

Su intensidad y su garra es un arma muy útil en partidos que se ponen en contra y con actuaciones como la de este martes oposita claramente a la titularidad. Es lo más parecido que tiene el Real Madrid al hambre que tenía Cristiano Ronaldo cada vez que pisaba el campo. Sin el '7' portugués, el club blanco está falto de ese hambre y Mariano lo tiene. Tiene gol de sobra y contrasta con la mala racha de Benzema. El francés ha dado un paso atrás en el área y hasta que vuelva a enchufarse, Mariano puede ser un complemento ideal o su sustituto.