Varios jugadores del Atlético reclaman a Munuera.

Varios jugadores del Atlético reclaman a Munuera. EFE

Fútbol REAL MADRID

La aclaración de Martínez Munuera a la acción de Casemiro: "Tiene la mano abajo"

El derbi entre Real Madrid y Atlético no dejó muchas acciones destacadas. Del empate a nada entre ambos equipos solo hubo que destacar la intensidad y la tensión de uno de los mejores partidos que se pueden ver a lo largo de la temporada. Courtois y Oblak fueron los grandes protagonistas y dejaron secas sus porterías. Otro de los protagonistas fue el árbitro, Martínez Munuera, cuya actuación indignó a los jugadores del Atleti, que reclamaron varios penaltis inexistentes al colegiado valenciano.

Varios días después, las cámaras de El Día Después han desvelado la conversación que el árbitro tuvo con los jugadores del Atlético de Madrid tras la supuesta mano de Casemiro dentro del área colchonera. "Puede haber mano, pero en posición natural", justificó Munuera. "Me han dicho que tiene la mano abajo", explicó el trencilla ante la indignación de los rojiblancos. Algunos, como Diego Costa, no daban crédito a lo que escuchaban: "De natural nada", reclamó inútilmente el delantero español. 

De esta forma se confirma lo que varios jugadores contaron en rueda de prensa, Casemiro toca el balón con la mano pero de forma involuntaria, y la interpretación tanto del VAR como de Martínez Munuera fue acertada, por lo que hubiera sido un error señalar el punto de penalti.

Sergio Ramos reclama al árbitro.

Sergio Ramos reclama al árbitro. EFE

El estéril comunicado del Atlético

Tras la indignación sobre el campo llegó la pataleta a nivel institucional. El Atlético de Madrid emitió un comunicado en el que pedía explicaciones al Comité Técnico de Árbitros sobre los diferentes criterios en el uso del videoarbitraje.

Unas explicaciones que el equipo colchonero pudo haber recibido el pasado verano, cuando Clos Gómez impartió una charla en la que explicaba los fundamentos del VAR. A dicha instrucción no acudió ni el Valladolid ni el Atlético de Madrid, alegando problemas de agendas y justificando que sus jugadores ya conocían el correcto funcionamiento de este sistema.