Sergio Ramos es el único futbolista del Real Madrid que lo ha jugado todo en el arranque de esta nueva temporada. El capitán suma un total de 750 minutos sobre el terreno de juego, es decir, ha participado en los ocho partidos oficiales del equipo más los treinta minutos adicionales de la prórroga en la Supercopa de Europa. Tras Ramos, el siguiente que más ha jugado es Karim Benzema, quien suma 661 minutos.

El de Camas, además de ser el único jugador de la plantilla de Julen Lopetegui que siempre ha estado sobre el césped, ha aportado al equipo ya tres goles, y los tres de penalti. El primero de ellos fue el que marcó ante el Atlético de Madrid en Tallin, primer partido oficial.

Noticias relacionadas

El segundó llegó en la contra el Girona en la jornada 2, abriendo la lata goleadora del 1-4. Finalmente, su tercer tanto fue en la jornada 3 frente al Leganés, donde fue el que redondeó el marcador con el mismo resultado que contra el conjunto catalán.

Sergio Ramos, controlando un balón EFE

El '4' es innegociable

El capitán del conjunto de Concha Espina es indispensable en el once. Su veteranía, fortaleza mental, potencial y habilidades con el esférico hacen de él el mejor central del mundo. Ya lo anunciaba la FIFA este lunes nombrándole por novena vez como uno de los zagueros ideales, junto a su compañero Varane, dentro de la plantilla perfecta para la organización.

Ramos ha demostrado ser un capitán diferente, con una arrolladora personalidad, fuerza, positividad y garra que exhibe en el terreno de juego cada vez que se calza las botas. El andaluz, aunque su posición habitual es la de defensa, no se piensa dos veces ponerse de delantero y asumir la posición de atacante cuando vislumbra que ha de tirar de su equipo como el magnífico líder que es.

Siempre al cien por cien, su mente fría junto a su carácter ganador, su insaciable hambre de títulos y su amor por el cuadro blanco, hacen del '4' merengue un fijo en las filas del mejor club del mundo. Sergio es único, inigualable y una leyenda insustituible e indistubible en la historia del deporte rey.