Los jugadores del Real Madrid, celebrando un gol

Los jugadores del Real Madrid, celebrando un gol REUTERS

Fútbol REAL MADRID

El vestuario del Madrid lo tiene claro: "Toca levantarse"

La derrota en el Sánchez Pizjuán ha sido un toque de atención para el actual campeón de Europa. El Real Madrid firmó su peor partido de lo que va de temporada frente al Sevilla con una primera parte para el olvido que provocó que se dejase tres puntos en territorio hispalense. Sin embargo, esto sigue. Este sábado llega el esperado derbi ante el Atlético de Madrid.

En el vestuario del equipo blanco se gestó un mensaje claro tras caer contra los de Machín el pasado miércoles. "Toca levantarse", era el mensaje que tanto Julen Lopetegui como Courtois dieron en los instantes posteriores al partido frente al Sevilla. En un club como el Real Madrid no hay tiempo para lamerse las heridas, sino para mirar adelante y superar a toda velocidad los malos momentos.

Los jugadores que salieron a zona mixta, al igual que Casemiro a pie de campo, hicieron autocrítica, pero también mandaron mensajes de confianza de cara no solo a los compromisos más inmediatos sino a lo que resta de temporada. Mensajes de unidad, de fuerza y de compromiso con el club y con la afición: aún queda mucho por delante y hay que venirse arriba.

Un septiembre de altos vuelos

El mes de septiembre venía cargado de partidos después del primer parón por los compromisos de las selecciones y en la recta final, aún quedan dos platos fuertes como son el Atlético de Madrid y el segundo encuentro de la fase de grupos de la Champions League, que se disputa ya en octubre, pero que llega antes del segundo parón internacional.

Tomas Vaclik detiene el lanzamiento del delantero galés del Real Madrid, Gareth Bale

Tomas Vaclik detiene el lanzamiento del delantero galés del Real Madrid, Gareth Bale EFE

El balance del Real Madrid en este inicio de temporada es positivo. Se han visto grandes actuaciones como la que sellaron los blancos frente a la Roma en su debut este curso en la máxima competición continental. Además, el equipo tiene gol pese a lo visto en el Sánchez Pizjuán, donde Bale lo intentó hasta la saciedad, pero los palos y un gran Vaclik desbarataron las opciones del conjunto merengue.

El camino a seguir es claro. El duelo ante la Roma marcó la senda de cómo se deben hacer las cosas. Juego combinativo, presión alta y no relajarse. Entrar enchufados en cada partido, independientemente del rival, es clave. Partidos como ante el Sevilla, con unos malos primeros 45 minutos pueden lastrar a cualquier equipo. La lección está aprendida, queda ponerlo en práctica y dejar latente frente al Atlético de Simeone que lo de Sevilla solo fue un traspiés aislado.

Adiós fantasmas

La temporada 2018/2019 comenzó con una derrota ante el Atlético de Madrid en la final de la Supercopa de Europa. Parece que aquel partido fue hace mucho, ya que desde entonces el equipo de Julen Lopetegui ha mostrado una cara muy diferente. Ahora ambos conjuntos se vuelven a enfrentar, aunque esta vez en una nueva jornada de La Liga, en la cual el Real Madrid está empatado a puntos en lo más alto de la tabla con el Barcelona.

Las pautas del entrenador de Asteasu van haciendo mella en unos jugadores que se muestran como una verdadera familia después de la salida de Cristiano Ronaldo. Jugadores como Bale han dado un paso adelante, mientras que otros como Modric se han convertido en auténticos ídolos a lo largo y ancho del planeta. Además, los merengues cuentan con futbolistas como Asensio, Mariano o incluso Vinicius -quien todavía no ha debutado en partido oficial- que ilusionan, y mucho, a la afición.

Mariano celebra junto a Asensio y Marcelo un gol

Mariano celebra junto a Asensio y Marcelo un gol Reuters

Otra de las buenas noticias que ha llegado a la casa blanca en estas últimas horas es la recuperación de Carvajal, quien había sido baja frente a Espanyol y Sevilla por unas molestias. El internacional español se ha ejercitado sin problemas con el grupo y estará disponible para encarar con plenas garantías el derbi madrileño.