Un e-mail ha revelado que se produjeron una serie de irregularidades en el traspaso de Garay al Zenit. En el verano del 2014, el Benfica vendió al central argentino al club ruso por unos seis millones de euros. Algo que no gustó al Real Madrid, quien dos años después llevó al conjunto lisboeta al TAS. Ahora, ese e-mail podría darle la razón al equipo blanco.

Noticias relacionadas

Cuando la entidad merengue vendió al argentino al Benfica en el año 2011, se guardó un porcentaje del 50% sobre una futura venta, que se dio en el mencionado 2014. Pero el precio del traspaso levantó sospechas en los directivos del equipo blanco ya que se trataba de una cantidad muy por debajo del valor de mercado del futbolista en ese momento.

Además, el agente del actual jugador del Valencia reconoció en su día que le sorprendió su venta al Zenit cuando el Bayern Múnich había realizado una oferta mucho mejor tanto en lo económico como en lo deportivo. El conjunto bávaro ofreció 20 millones de euros por el defensa. Todo esto llevó a los dirigentes madridistas a tomar la decisión de denunciar a los portugueses.

Garay celebra un gol durante su etapa en el Benfica. Foto: slbenfica.pt

Ahora se ha conocido la existencia de un e-mail entre el exasesor jurídico del Benfica, Paulo Gonçalves, y el presidente del club portugués, Luis Felipe Vieira, en el que se desvelan las claves de la operación que acabó con Garay en Rusia. En él, el primero informa al presidente que el Zenit pagaría seis millones de euros por el argentino pero que los rusos ponían varias condiciones.

Contenido del e-mail

El club ruso quería anular un punto del contrato del traspaso de Alex Witsel, que también cambió el Benfica por el Zenit en el 2012. El conjunto lisboeta tendría que renunciar al derecho de plusvalía de un futuro traspaso del mediocentro -el 10% siempre que la venta se hiciera por más de 50 millones-. Según ese correo electrónico el Benfica pedía cuatro millones para anular esa cláusula y el Zenit daba solo tres 'kilos'.

Además, el Zenit también quería tener una opción de compra preferente por los futbolistas 'Toto' Salvio y Nico Gaitán. Pero eso no es todo ya que en ese e-mail se revela que el club ruso firmaría otro contrato en el que renunciaría a las opciones de compra de los dos jugadores argentinos. Esto dejaría claro que se trataría de una maniobra para inflar el precio del traspaso de Garay sin que el Madrid recibiese su parte.

De esta manera, a los seis millones del traspaso de Garay habría que sumar tres más por la renuncia a la posible plusvalía de Witsel y otros cuatro por la opción preferente de Salvio y Gaitán. Por lo tanto, el equipo blanco reclama que la operación del traspaso del argentino se elevaría a los 13 millones de euros, de los que les correspondería el 50%. El conjunto merengue solo vio tres kilos cuando en realidad debería haber recibido seis y medio.