El central madridista liderará como capitán el nuevo proyecto de la Selección con Luis Enrique en el banquillo, que comienza contra Inglaterra. El nuevo seleccionador es el quinto entrenador con el que Sergio Ramos convivirá en la Absoluta, con los cuales ha ido creciendo hasta convertirse en uno de las figuras más emblemáticos de la historia del combinado nacional.

Noticias relacionadas

Luis Aragonés, el origen del capitán

Todo comenzó con Luis Aragonés. El entonces seleccionador confió en un jovencísimo Sergio Ramos que apenas llevaba un año en el Real Madrid y todavía no tenía ni los 20 años. Fue quien le abrió las puertas de la Selección siendo un chaval y el que le dio la oportunidad de hacerse con un hueco en el once. Sería indiscutible en el lateral derecho. Con él acudió a su primer Mundial, en 2006 y fue ya titular en la conquista de la Eurocopa de 2008. Aquí se empezó a forjar la leyenda del capitán.

Del Bosque, la capitanía y el comienzo del cambio

Con Del Bosque jugaría la mayor parte de sus partidos en la Selección. Ocho años con él en el banquillo, traducidos en 97 partidos. Con él continuó el ascenso de Ramos y se asentó como central. Puyol dio un paso al lado y comenzó a asentarse la pareja de Ramos y Piqué y que ahora se cierra tras el adiós del catalán. Antes de dicha competición se estrenaría como capitán en un amistoso contra Corea del Sur. Ganaría el Mundial y la Eurocopa de 2012. La insistencia de Del Bosque en mantener un bloque envejecido le privó de ser el capitán en Brasil 2014, estrenándose en una gran competición en la Eurocopa de 2016 en Francia que supuso la despedida de Del Bosque.

Lopetegui durante un partido de España. Foto: Facebook (@sefutbol).

Lopetegui y su fuerte relación con Ramos

La llegada de Lopetegui supuso un soplo de aire fresco a la Selección. Desde el comienzo se apoyó en Ramos. Quería solidificar la figura del capitán y así sucedió. Fue el pilar central del equipo y fue la voz del equipo mojándose en polémicas como las de Piqué. Era el capitán de un barco ilusionante de cara al Mundial de Rusia, hasta que Rubiales apareció... Entonces llegó el nombramiento de urgencia de Hierro como seleccionador. Ramos tuvo que hacer frente a una de las mayores crisis de la historia de la Selección, pero mantuvo el tipo en post de desestabilizar lo menos posible el ambiente. Se estrenó como capitán en un Mundial en Rusia, pero poco pudo hacer para frenar la debacle.

Luis Enrique dirige un entrenamiento de la Selección desde un andamio EFE

Luis Enrique y el liderazgo de la Selección

Ahora tiene el reto de liderar un grupo que aspira a volver a lo más alto. Luis Enrique impondrá su voz en el vestuario y está por ver como queda el papel de Ramos en esta situación. De momento, el nuevo seleccionador ha querido dejar claro que "Sergio no es uno más, es el capitán". Una batalla de roles de la que por el bien de la Selección se espera que no surjan roces. Luis Enrique apuesta por el buen rollo con el mayor emblema de la actual Selección.

Tras la salida de otros ilustres como Iniesta, Piqué o Silva, es la figura más veterana del vestuario. Tiene mucha responsabilidad en reestructurar un equipo al que todavía le pesan los éxitos logrados por la pasada generación. Ramos es el único nexo que queda de aquel equipo y el que mejor sabe cómo recuperar el trono europeo y mundial. Con 32 años, su próximo reto será la Eurocopa de 2020. Esa será su undécima competición oficial con la Absoluta. Para el siguiente Mundial, el de Catar en 2022, llegaría con 36 años. Ramos todavía no se pone plazos y eso siempre será buen síntoma para la Selección.