Giggs, presentado como nuevo seleccionador de Gales

Giggs, presentado como nuevo seleccionador de Gales Reuters

Fútbol SELECCIONES

El mensaje de apoyo de Bale a Giggs y su selección

El futuro de Ryan Giggs en el fútbol pasa por ejercer de entrenador de la selección de Gales. El mítico jugador del Manchester United asumirá la responsabilidad de dirigir a un conjunto nacional del que Gareth Bale es el gran protagonista. Precisamente la estrella del equipo ha hecho una declaraciones recogidas por The Sun defendiendo a su nuevo entrenador.

Sobre esta nueva etapa en la vida de Giggs, Bale no ha dudado en dar el visto bueno: "Estamos entusiasmados de tener un nuevo entrenador y estamos buscando un buen comienzo". Este jueves iniciarán los primeros encuentros de la Liga de las Naciones de la que Bale defiende que "es un formato emocionante y resulta agradable tener duelos más competitivos".

Sobre la afición, el '11' galés ha asegurado que sin duda van a estar ahí para apoyarles, y además "pueden ser capaces de transmitir ese impulso especial al equipo para seguir ganando partidos y poder ocupar el puesto más alto en la clasificación". También ha corroborado que el movimiento de los hinchas es masivo y tratarán de satisfacerles con nuevas victorias. Una defensa que se asemeja a la del seleccionador hacia al jugador.

Respiro de Bale con Gales

Respiro de Bale con Gales

De esta manera, la selección de Gales disputará su primer encuentro de la Liga de las Naciones ante Dinamarca el próximo domingo, con un Ryan Giggs que ya se encontrará en el banquillo de su selección para transmitir las órdenes necesarias y realizar las modificaciones que estime oportunas en cada momento.

Por su parte, el conjunto danés disputara la competición pese a declararse en rebeldía, por lo que hará uso de los jugadores más jóvenes y con menos experiencia en disputas entre conjuntos nacionales. Dicha noticia puede inclinar la balanza a favor de Bale y los suyos, teniendo en cuenta que hay mucho en juego.

Por tanto, el partido se presenta como un duelo de altas emociones, pese a ser opuestas en ambos bandos. Y es que por un lado se encontrará la emoción e ilusión de Giggs, mientras que por el otro se mostrará la peor cara de Dinamarca desde su paso por el Mundial de Rusia.