Mientras todos los focos están puestos en lo que sucederá en la última semana del mercado de fichajes -aunque todo apunta a que el Real Madrid no se lanzará a por ningún fichaje-, dentro del vestuario blanco solo quieren centrarse en el partido de este domingo que les enfrentará contra el Girona.

Noticias relacionadas

El Real Madrid afronta la segunda jornada de Liga y lo hace en un estadio que amenaza con ser un fortín, del mismo modo que ya lo fue el año pasado para el combinado merengue. Y es que el equipo de Lopetegui se enfrenta este fin de semana a una de sus grandes cuentas pendientes del curso pasado que acabaron costándoles demasiado pronto sus aspiraciones al título liguero.

El mal recuerdo de la primera visita a Montilivi

El Real Madrid visitaba en la jornada 10 de la pasada edición del campeonato doméstico Montilivi. Lo hacía por primera vez en toda su historia en Liga y, a priori, debería ser un mero trámite ante un recién ascendido. Sin embargo, Pablo Machín -ahora técnico del Sevilla- sorprendió a todos con su planteamiento y doblegó al equipo de Zidane, ayudado por un gol en fuera de juego de Portu.

Modric ante el Girona

El Girona ganó aquel partido 2-1 pero lo peor fueron las sensaciones del Madrid. El conjunto local llevó el peso del partido y sacó beneficio de los errores en defensa del equipo blanco. Arriba se vio un Madrid sin ideas pese a jugar con Isco -el único que hizo algo-, Benzema, Modric o Cristiano Ronaldo. El club blanco salió de aquel partido a ocho puntos del líder, el Barcelona, y vio como se alejaba demasiado pronto de un título que a final de temporada se quedaría a 17 puntos de distancia.

Lopetegui ha tomado nota de los errores que no debe cometer este año para tratar de reconquistar La Liga, uno de los grandes objetivos en su primer año en el banquillo blanco. Este domingo será el Girona, con Eusebio en el banquillo, el equipo que intente revivir uno de los fantasmas pasados de Zidane y es que en encuentros así es donde se acaban decidiendo las ligas. El Real Madrid ya venía de pinchar contra Valencia, Levante y Betis en los primeros compases del campeonato, pero aquella fue la primera derrota a domicilio de la temporada.

Lopetegui ya convenció en el Santiago Bernabéu

No hay nada que temer y es que Lopetegui ya cumplió en la primera jornada con uno de los peores síntomas que sufrió Zidane el año pasado. Al técnico francés le costó horrores convencer en el Santiago Bernabéu en Liga, pero este nuevo Madrid debutó con una plácida victoria ante un Getafe al que no se dio oportunidad alguna. El dato más revelador es que los azulones solo hicieron un disparo a puerta y llegó en el descuento del partido.

Kroos y Ramos luchan por un balón durante el partido contra el Getafe EFE

Los otros desafíos del Madrid en Liga

Otro de los retos de Lopetegui que, sin lugar a dudas, ayudarían a conseguir el título a final de temporada son cuidar la portería y la aportación goleadora de jugadores como Benzema. La primera también se cumplió en la primera jornada y se aspira a repetir -ahora seguramente con Courtois bajo palos-, mientras que el francés ha comenzado el curso con una imagen cuanto menos esperanzadora.

Para otro de los grandes desafíos de Lopetegui habrá que esperar más, concretamente hasta el 29 de septiembre. Ese día, el Atlético visitará el Santiago Bernabéu y el Real Madrid está obligado a ganar. El curso pasado no sacaron los tres puntos en ninguno de los enfrentamientos contra los rojiblancos ni contra el Barcelona y La Liga también se decide en estos partidos. Los derbis y los Clásicos son fundamentales para las aspiraciones ligueras, pero, por ahora toca cumplir en Montilivi uno de los campos malditos del último año de la era Zidane en Liga.