Benzema, con la nueva camiseta roja del Real Madrid

Benzema, con la nueva camiseta roja del Real Madrid

Fútbol REAL MADRID

El reencuentro de Benzema con el Santiago Bernabéu: la renovación en su año clave

Karim Benzema es ese jugador que sabe convivir con las críticas. Bien puede ser cosa de su personalidad o simplemente porque se ha acostumbrado al ataque constante. Pero la conclusión es que el '9' no se ha inmutado. Y menos desde que defiende los colores del Real Madrid.

El sueño del francés siempre ha sido triunfar de blanco y ha hecho todo lo posible para mantener su sitio en el equipo de la capital. Tuvo la suerte de contar con entrenadores que le otorgaron un apoyo infinito como Ancelotti y Zidane, pero ha logrado que se le reconozca saber adaptarse a distintas situaciones.

Con Lopetegui a los mandos, el ex del Lyon sigue siendo el delantero titular del Real Madrid, habiendo superado varios muros entre los que estaba la marcha de uno de sus grandes compañeros. El día 11 se reencuentra con esa exigente afición y habrá máxima expectación con su vuelta al Santiago Bernabéu. Sus últimos recuerdos no fueron nada malos y pretende continuar con ese impulso.

Florentino Pérez con Benzema

Florentino Pérez con Benzema

El reencuentro con la afición

La última vez que la hinchada del Real Madrid aplaudió a Benzema fue ante el Celta de Vigo. El equipo merengue cerraba sus partidos como local en Liga y lo hacía con una soberana goleada. Seis goles ante el cuadro gallego en los que no aparecía ninguno del atacante francés. Sí una asistencia, pero ningún lanzamiento que batiera al portero. Eso dio igual: la ovación certificaba su reconciliación con la grada del coliseo blanco.

Tras ello, la inyección de motivación fue total. Y es que el mes de mayo de Benzema fue muy complicado de mejorar. Doblete ante el Bayern en la semis de Champions y gol en la final ante el Liverpool que fue vital para levantar La Decimotercera.

Hechos que sirvieron para mandar al olvido las críticas constantes que habían existido durante todo el año. Sobre todo tras la derrota ante el Barcelona, encuentro en el que el Madrid quedó tocado y que fue un antes y un después a la hora de organizar el equipo. Las noches europeas acabaron por perdonar a Benzema.

Benzema saluda a los niños del campus de la Fundación Real Madrid

Benzema saluda a los niños del campus de la Fundación Real Madrid

Paso al frente: los rumores se acaban

Con el mercado de fichajes abierto, los aficionados del Real Madrid pidieron un nueve. Y más teniendo en cuenta que los datos de Benzema, a pesar de su buen final de curso, no fueron nada buenos. Apenas 12 goles en toda la temporada que mostraban la falta de gol que necesitaba el Real Madrid.

Pero ni con esas se quedó sin pretendientes. Parecía que era el momento para que dejara la capital. Terminaba el año cuestionado y con una de sus peores etapas como merengue. El Nápoles y el Milan, atentos a su situación, empezaron a mover ficha. Los medios italianos daban el primer paso y los titulares con el '9' como protagonista no tardaron en legar.

Benzema reaccionó y tanto en sus cuentas oficiales como por medio de su representante se dispuso a negar la mayor. No tiene intención de dejar el Real Madrid y las negociaciones que se sostenían con los clubes transalpinos eran completamente falsas. Un gesto que, por su valentía y contundencia, gustó entre los seguidores y en el club. Justo contra el Milan será cuando reaparezca en el feudo de Chamartín.

Benzema celebra su gol con el Real Madrid

Benzema celebra su gol con el Real Madrid EFE

La renovación de Benzema

Benzema lo tenía complicado pero ha sabido evolucionar en el Real Madrid. A los problemas anteriores de las críticas y los rumores se sumaban las salidas de Cristiano y Zidane. Sus dos principales apoyos en el terreno de juego y en el vestuario. Pero ese muro lo ha derruido completamente.

Ha intensificado su trabajo en los entrenamientos y ha establecido una relación perfecta con Lopetegui, tal y como se ha podido ver en los primeros entrenamientos. El estilo de juego le viene bien y, aunque reconozca que el vasco es un técnico diferente, favorece claramente su función de delantero. Además, aunque sin Cristiano, ha encajado a la perfección con otros como Bale o Vinicius, candidatos a ser la delantera oficial del Real Madrid.