Neymar, en la Supercopa de Francia con el PSG

Neymar, en la Supercopa de Francia con el PSG EFE

Fútbol LIGUE 1

En París esperan al mejor Neymar tras el fiasco de Brasil en el Mundial

La temporada 2018/2019 de la Ligue 1 da comienzo este viernes 10 de agosto. El partido inaugural lo protagonizarán el Olympique de Marsella y el Toulouse, clubes que tienen aspiraciones muy distintas de cara al nuevo curso. No obstante, todos los focos estarán puestos en el París Saint-Germain como vigente campeón y, como no podía ser de otra manera, en Neymar Jr.

El crack brasileño se encuentra en el punto de mira de la hinchada parisina, después del discutido Mundial realizado por la Canarinha en Rusia. A priori, era una de las grandes selecciones favoritas para alzarse con el trofeo, pero no lograron superar a una combativa Bélgica en los cuartos de final, condenando así a Neymar y a los suyos a una redención frustrada.

El '10' de Brasil vivió una situación muy similar tras la edición del Mundial de 2014. Su selección caía en semifinales, con un doloroso 7-1 contra Alemania. Por aquel entonces, Neymar formaba parte de la plantilla del Barcelona, y en su regreso al club tras el fracaso mundialista, no dudó en resarcirse y en deleitar a los aficionados culés con su mejor fútbol.

Neymar, con la medalla de campeón de la Supercopa de Francia.

Neymar, con la medalla de campeón de la Supercopa de Francia. EFE

Optimismo con Neymar en París

Es por ello que en la capital francesa se muestran optimistas con que el exazulgrana pueda repetir lo misma hazaña durante la nueva campaña. Llegó al PSG por la cantidad de 222 millones de euros para afrontar la temporada 2017/2018 como la gran estrella, pero terminó cuajando una actuación muy discreta, debido a problemas físicos y lesiones.

Desmentidas las vinculaciones que le situaban en el Real Madrid por el propio club merengue, el vigente campeón de la Ligue 1 espera que este sea el año de Neymar. De esta manera, haría buena la inversión que la directiva hizo por él con el Barcelona, y corroboría que su fichaje no fue un error y, más pronto que tarde, podría convertirse en el mejor jugador del mundo.