Thibaut Courtois ya es, a todos los efectos, jugador del Real Madrid. El portero belga ha fichado por el conjunto blanco tras un largo 'tira y afloja' con el Chelsea. Será presentado este jueves 9 de agosto a las 13:00 horas, y aunque aún no se han dado cifras oficiales, se espera que cueste unos 35 millones de euros.

Noticias relacionadas

El conjunto blanco se hace así con uno de los mejores porteros del panorama mundial, elegido ni más ni menos que Guante de Oro en el Mundial de Rusia 2018, donde quedó tercero con la selección de Bélgica. A sus 26 años, posee una amplia experiencia en Europa. En 2011 fue comprado por el equipo inglés tras sobresalir en el Genk. No obstante, no fue hasta 2014 que se asentó en el club blue. Y es aquí donde entra el morbo del fichaje: Courtois jugó tres temporadas cedidos en el Atlético de Madrid.

Leyenda colchonera

Precisamente fue en el conjunto rojiblanco, uno de los más acérrimos rivales de su nuevo equipo, donde se granjeó gran parte de su fama internacional. Con los colchoneros, Courtois jugó 154 partidos (los mismos que con el Chelsea, siendo ambos los clubes para los que más encuentros ha disputado). En tal cifra de partidos encajó únicamente 125 goles, dejando su puerta a cero en 76 ocasiones. Con el Atleti ganó una Europa League en la temporada 2011/2012, una Supercopa de Europa y una Copa del Rey en la 2012/2013, y La Liga en la 2013/2014.

El amor que generó en los aficionados del equipo fue inmenso. El deseo porque el Chelsea no le repescara era unánime en las gradas del antiguo estadio Vicente Calderón. Sin embargo, no pudo ser. Cuando el Atlético se trasladó al Wanda Metropolitano, Courtois fue uno de los jugadores que contó con una placa conmemorativa en los aledaños del nuevo feudo rojiblanco. Un homenaje por sus más de cien partidos como colchoneros. Ahora visitará de nuevo ese estadio...con los colores del máximo rival.