Sergio Ramos regresa de sus vacaciones tras disputar el pasado Mundial de Rusia con la selección española. El capitán del Real Madrid se ha incorporado más tarde que el resto de sus compañeros del combinado nacional a la disciplina del conjunto blanco. El jugador andaluz ha publicado una foto en sus redes sociales dejando claro cuáles son sus intenciones para la nueva temporada.

Noticias relacionadas

El '4' de los merengues es un pilar fundamental para el equipo y se reincorpora directamente en la gira por Estados Unidos donde ha terminado sus vacaciones y se pondrá manos a la obra para llegar en las mejores condiciones para la Supercopa de Europa que disputará el club blanco el 15 de agosto frente al Atlético de Madrid en Estonia.

El jugador trabajará a contrarreloj para llegar a esa cita, ya que contará con pocos partidos para coger minutos. El próximo encuentro de los madridistas será el 5 de agosto frente a la Juventus, al que llegará muy justo y se presupone que no jugará muchos minutos. Luego tendrá únicamente dos partidos, ante Roma y Milan para coger ritmo de cara al primer título de la temporada.

Un reto mayúsculo para el Real Madrid

Esta temporada se vaticina complicada para el conjunto presidido por Florentino Pérez. La marcha de Cristiano Ronaldo ha dejado un enorme vacío en la plantilla y sin grandes fichajes debido a los precios locos que hay en el mercado actualmente hacen que deban ser otras las claves de este equipo para seguir reinando en Europa como los últimos años.

La clave del nuevo Real Madrid será que jugadores que en temporadas anteriores no han tenido el mismo protagonismo, den un paso adelante. Este es el caso de Gareth Bale y Karim Benzema. El galés deberá asumir mayores galones y convertirse en el futbolista que apuntaba a ser cuando llegó procedente del Tottenham, está ante su gran oportunidad de convertirse en la referencia del club y hay muchas esperanzas puestas en él.

Por su parte, el delantero francés, con la marcha del '7' portugués perdió a uno de sus principales apoyos en el club, pero tras desmentir todos los rumores que especulaban con su marcha, se espera de él más de lo que dio la temporada pasada. El galo debe mejorar sus cifras goleadoras y al convertirse en el tercer capitán de la plantilla tiene que asumir un papel más importante dentro del vestuario, más si cabe después de la confianza del club tras descartar fichar un '9', por el momento.