Bale, en un entrenamiento del Real Madrid

Bale, en un entrenamiento del Real Madrid

Fútbol REAL MADRID

Bale, la buena estrella del Real Madrid

Noticias relacionadas

Gareth Bale se ha convertido en la gran apuesta del Real Madrid para la próxima temporada. A falta de fichajes estrellas a estas alturas del verano y con la salida de Cristiano Ronaldo como foco de la actualidad merengue en las últimas semanas, la atención se centra en el extremo galés por quien se hizo un gran desembolso en el verano de 2013 y por el que se esperan muchas cosas de la 2018/2019 en adelante.

El '11' blanco recuperó el gol ya la pasada campaña. Desde su primera temporada en las filas del Real Madrid, durante la 2013/2014 en la que marcó 22 goles, Bale no había vuelto a superar la barrera de la veintena de tantos. El pasado curso, después de un tramo final espectacular, logró sumar 21 dianas. Parte de culpa de su descenso goleador han sido las lesiones que han venido lastrando su rendimiento.

Desde que desembarcase en el Santiago Bernabéu, Gareth Bale ha estado lesionado un total de 326 días, es decir, se ha perdido un total de 66 partidos. En la última campaña estuvo ausente catorce encuentros y esto le llevó a ser señalado y criticado a partes iguales. Pero también tuvo sus consecuencias dentro del propio equipo, ya que jugadores como Isco, Asensio o Lucas Vázquez le tomaron la delantera.

Gareth Bale, en el Santiago Bernabéu. Foto: Pedro Rodríguez/El Bernabéu

Gareth Bale, en el Santiago Bernabéu. Foto: Pedro Rodríguez/El Bernabéu

Esta serie de reveses no han podido con el internacional galés, quien trabajando en silencio obtuvo varias titularidades a raíz de superar las adversidades. En especial en las últimas semanas de la temporada, momento en el que Zidane volvió a darle galones, aunque acabó quedándose fuera del once titular en la final de la Champions League frente al Liverpool en Kiev.

La reivindicación de Bale: MVP y declaraciones incendiarias

Pese a no ser de la partida, ya que Zinedine Zidane optó por un 4-4-2 con un rombo en el centro del campo, colocándose Isco en la mediapunta, y con Benzema y Cristiano en punta, el destino quiso que ese 26 de mayo de 2018 fuese el día de Gareth Bale.

El extremo ingresó en el terreno de juego en el minuto 61 por el futbolista malagueño y con un empate a 1 reflejado en el luminoso. Tan solo dos minutos más tarde, Bale volvía a poner delante al equipo merengue. Pero no era un tanto cualquiera, era 'el gol'. Como sueña cualquier niño que quiere dedicarse al fútbol, el galés marcó de espléndida chilena.

Gol de chilena de Bale al Liverpool. Foto: Twitter (@ChampionsLeague)

Gol de chilena de Bale al Liverpool. Foto: Twitter (@ChampionsLeague)

La gloria aún no había acabado para el '11' madridista. En el 83' y desde 37 metros, forjaba un disparo ante el que Karius quedó retratado. El resto es historia, el Madrid conseguía levantar La Decimotercera y Bale era nombrado MVP del encuentro. Aunque el post partido aún dio para más.

Tanto él como Cristiano Ronaldo sembraron serias dudas sobre su continuidad en el Real Madrid. Pero mientras el portugués acabó cumpliendo su 'amenaza' y fichó el pasado martes 10 de julio por la Juventus, 'El Expreso de Cardiff' ha decidido quedarse y llegar a ser la gran estrella en la que el club blanco siempre ha creído que se convertiría.

Bale se ha ganado la confianza de club y técnico

Después de sus polémicas declaraciones y con su representante siguiendo la misma línea, Gareth Bale regresó el pasado lunes 16 al trabajo en Valdebebas. El propio jugador no ocultaba su felicidad por comenzar la preparación para la próxima temporada y es que ya sabía que Julen Lopetegui contaba con él. Bale quería más minutos y protagonismo, un mayor peso en el conjunto, y el nuevo técnico le concederá su deseo.

Desde el Real Madrid se confía en el futbolista, quien ya ha demostrado que puede ser un gran líder con su selección. Gales llegó como cenicienta a la pasada Eurocopa, pero acabó colándose en semifinales bajo el cobijo de su '11'. Ese mismo Bale es el que esperan ahora en la casa blanca. Un jugador que marque la diferencia y que dé el salto definitivo al Top 3 del mundo.

Con la confianza de Lopetegui, del Real Madrid, del vestuario y de gran parte de la afición, Gareth Bale tiene ante sí convertirse en el jugador franquicia del equipo para los próximos años. Sin Cristiano ha llegado su hora. La hora de acallar las críticas, de retratar a aquellos que siempre le han dado la espalda y de ganarse a aquellos madridistas escépticos. La estrella del '11' debe lucir más que nunca.