Desde hace prácticamente dos décadas, la portería del Real Madrid ha estado ocupada por cancerberos de talla media, que apenas pasaban del metro ochenta y sus características como guardametas eran bien distintas, salvando el breve periodo de tiempo en el que Diego López ocupo el arco del Bernabéu.

Noticias relacionadas

Sin embargo, con el fichaje de Andriy Lunin y la presumible incorporación de Thibaut Courtois, se vislumbra un cambio sustancial en cuanto al perfil del portero madridista se refiere. Los blancos pasarán de contar con un arquero cuya virtud principal es la agilidad bajo los palos para llegar a un estilo de portero con gran colocación. Unas cualidades que hacía mucho tiempo no se veían sobre el césped del feudo madridista. 

Reflejos y bajitos

Desde Bodo Illgner, los merengues no han contando con un cancerbero que se caracterice por su gran colocación y el dominio aéreo. Un ámbito en el que los porteros venideros no han dominado. Iker Casillas y Keylor Navas, los dos últimos habitantes de la solitaria llanura que supone la meta madridista, han destacado por unos reflejos extraordinarios bajo palos y una sobrada experiencia en los uno contra uno. Su tamaño les permitía, gracias a su agilidad, llegar donde nadie podía llegar.

Keylor hace una parada antológica a Kane

Keylor Navas, por su parte, ha sido uno de los jugadores que más críticas ha recibido a lo largo del curso pasado. No obstante, el arquero tico se redimió en semifinales de Champions League contra el Bayern de Múnich, sacando de la nada manoplas imposibles para evitar el tanto de los bávaros. 

Altura y colocación

La que presumiblemente será la nueva portería del Real Madrid para el futuro es bien distinta. Courtois y Lunin ocupan el espectro opuesto a los dos metas anteriores. Son dos jugadores que sobrepasan el 1'90 con creces y que no hacen de la altura un hándicap sino una verdadera virtud. El belga tiene su punto débil en los balones rasos y ajustados, aunque su astucia en la colocación bajo palos le permite corregir ese pequeño defecto. Su etapa en el Atlético de Madrid le consolidó como uno de los mejores porteros del mundo en la actualidad. Un arquero sinónimo de éxito y de seguridad bajo los palos

El papel del Milan en el fichaje de Courtois por el Madrid tras el TAS

El caso de Lunin es similar. Si bien el ucraniano aún es joven para valorar su futura aportación al Real Madrid, por lo poco que se ha podido ver del guardameta de 19 años, se puede contemplar su capacidad para ubicarse en el lugar idóneo bajo los palos. Además, también se trata de un portero que sabe moverse en situaciones límite de uno contra uno, donde el escenario requiere sangre fría y una templanza férrea para abortar la misión del delantero rival. 

Dos cancerberos del mismo perfil y que podrán acabar con una hegemonía que ha reinado en el Bernabéu durante los dos últimos decenios. No obstante, aún no se sabe lo que pasará con el ucraniano, pues podría marcharse cedido a algún equipo para coger más minutos y experiencia en la élite del fútbol con el fin de regresar al Real Madrid y ganarse la titularidad. El futuro de Lunin es una incógnita. 

Lunin entrena con el Real Madrid

La espera por Courtois

A falta de anuncio oficial, todo apunta a que Thibaut Courtois será jugador del Real Madrid y competirá - a priori - con Keylor Navas por la titularidad de la portería madridista. Sin embargo, la operación se está dilatando en el tiempo debido a los problemas del Chelsea para encontrar un recambio de garantías en una temporada en la que deben dar el todo por el todo en la Premier

El sueño del arquero de la selección belga está próximo a cumplirse. No son pocas las veces que Courtois se ha dejado querer por el Real Madrid, dejando entrever que su deseo era vestir los colores del cuadro madridista.