Rubiales decidió dos días antes del comienzo del Mundial de Rusia despedir a Julen Lopetegui tras hacerse oficial su fichaje por el Real Madrid cuando finalizase la cita. El presidente de la Real Federación Española de Fútbol quiso dar un golpe en la mesa, mandando un claro mensaje de poder al resto, y comenzó así a repetir una serie de mentiras, ya que la RFEF estaba al tanto de las negociaciones entre el club blanco y el entonces seleccionador nacional, pero Luis Rubiales negó esto hasta la saciedad y aún lo sigue haciendo.

Noticias relacionadas

En una entrevista para El País, Luis Rubiales ha asegurado que "todo estaba viciado desde el principio", para afirmar que si les hubiesen llamado en un principio se podrían haber establecido "las condiciones de la negociación en cuanto a los momentos, las pautas, etcétera".  Pero, además, el dirigente del fútbol español se ha referido a Florentino Pérez. "Yo soy el presidente de la Federación y tengo que estar a disposición de Florentino Pérez, del Madrid, y a disposición de todos los clubes, árbitros, entrenadores, federaciones territoriales, etcétera. Aquí estoy para servir a todos los estamentos del fútbol español", ha comentado para intentar zanjar la polémica.

NO QUIERE HABLAR DE SERGIO RAMOS

Desde que se nombrase a Luis Enrique como nuevo seleccionador, muchos han señalado a Sergio Ramos, asegurando que tiene demasiado poder. Sin embargo, Rubiales no ha querido meterse en ese jardín y ha señalado que "no es bueno como presidente" hablar "individualmente de uno y otro jugador". Además, ha apuntado que "en lo deportivo los futbolistas son el mayor de los patrimonios".