Cristiano Ronaldo durante la celebración de Cibeles

Cristiano Ronaldo durante la celebración de Cibeles

Fútbol

El Real Madrid está por encima de todos

El mayor error de Cristiano ha sido olvidar que el club es lo más importante. Se merecía un adiós de leyenda vistiendo la camiseta blanca en el Santiago Bernabéu, pero ha preferido iniciar una nueva aventura por una cuestión inexplicable de orgullo y ego. Fue y es el mejor, pero gracias y adiós. 

Noticias relacionadas

Cristiano Ronaldo es el mejor jugador del Real Madrid en el siglo XXI y el más importante de la historia junto a Alfredo Di Stéfano. El portugués es ya una leyenda del club blanco, además de haberse convertido en el máximo goleador. Durante los nueve años que ha estado en la capital de España ha levantado cuatro Champions. Sí, cuatro, a pesar de que el crack añadiera un dedito más en la celebración de La Decimotercera en alusión a la que ganó con el Manchester United

Y es que ese ha sido el problema de Cristiano durante sus últimos meses en el Real Madrid. Se ha creído estar por encima del club. Sus declaraciones sobre el césped del Olímpico de Kiev aún duelen en el corazón de los madridistas. No era el momento para personalismos, era la noche para disfrutar de un nuevo éxito. Sin embargo, el luso decidió ser el protagonista para enfado de sus compañeros de vestuario. 

Cristiano está a punto de cometer el mayor error de su vida: cambiar el Real Madrid por la Juventus. Los problemas con Hacienda, sus continuas peticiones para mejorar un contrato que termina dentro de tres años y los pulsos a la institución han terminado con su etapa en el que siempre será el club de su vida. A sus 33 años tenía la pelota en su tejado para retirarse de blanco impoluto y entre loas de la afición, pero no ha querido. 

Se le olvidó que no hay nadie por encima del Real Madrid. Lástima. Se merecía otro adiós, pero por una cuestión de orgullo no terminará su carrera en el Santiago Bernabéu. Tampoco lo hizo Di Stéfano, que dio sus últimos toques con el Espanyol. Es muy difícil salir del club blanco, aunque la diferencia es que Cristiano lo ha querido así. A pesar de todo, su legado es enorme y el madridismo solo debe darle las gracias por todo lo que ha dado con ese escudo en el pecho que está por encima incluso de su leyenda. 

El Real Madrid no acaba en Cristiano, lo que habrá que ver es cómo le va al portugués en la Juventus y en una liga como la italiana. Que nadie dude que el conjunto merengue seguirá ganando y siendo el mejor del mundo, gracias también al trabajo realizado estos años por Zidane o el propio Cristiano, pero que la vida sigue y el Real Madrid también. Tras tres Champions consecutivas toca una reestructuración del equipo desde el banquillo a la máxima estrella. Este club es insaciable y la exigencia es máxima año tras año. Es por todo ello que Real Madrid solo hay uno.