Sergio Ramos, con la Selección

Sergio Ramos, con la Selección

Fútbol

El nuevo récord de Ramos con el que sigue haciendo historia en la Selección

Sergio Ramos sigue haciendo historia con la selección española. El central, después de jugar ante Rusia el pasado domingo en los octavos de final del Mundial, iguala a Casillas como el español con más partidos en los Mundiales. Ambos suman 17 partidos cada uno. El camero sigue haciendo historia con el combinado nacional.

Noticias relacionadas

Sergio Ramos participó en el partido que disputó España el pasado domingo ante Rusia en los octavos de final del Mundial. Con este encuentro, el camero ha logrado un nuevo hito en su carrera con el combinado nacional. Con 17 choques, ha igualado a Casillas como el español con más partidos en los Mundiales. No es el único récord que ha logrado el central durante esta cita de selecciones. También ante la anfitriona del Mundial, Ramos se convirtió en el primer jugador de campo desde el año 1966 que supera los 141 pases en un mismo encuentro de un Mundial. 

Los 17 encuentros mundialistas que ha disputado el defensa, se distribuyen de la siguiente manera: tres en Alemania 2006, siete en Sudáfrica 2010, otros tres en Brasil 2014 y cuatro en esta última edición de Rusia 2018. Además, ha entrado este año en el reducido grupo de españoles que han estado en cuatro Mundiales junto a Iniesta y Reina. Antes lo hicieron Zubizarreta, Hierro, Casillas y Xavi. En total, el madridista ha disputado 156 partidos con la selección española. Es el segundo jugador con más encuentros con España solo por detrás del exportero del Real Madrid.

RAMOS APUNTA A RUBIALES

Después del batacazo que ha supuesto caer tan pronto en el Mundial, Sergio Ramos ha analizado a través de una carta que ha publicado en sus redes sociales todo lo que ha dado de sí la temporada 2017/2018. El camero, conocido por no morderse nunca la lengua, ha lanzado un dardo a Luis Rubiales. Considera que el despido de Lopetegui rompió la estabilidad que había en la Selección y eso provocó una inestabilidad que "nunca es buena compañera".