El seleccionador español pasó por zona mixta después de caer eliminados del Mundial en los penaltis contra Rusia. España, que se había clasificado como primera de grupo y partía, por el que en teoría, era la zona del cuadro mas débil, no consiguió vencer a los anfitriones después en un tremendo error de Gerard Piqué, que regaló un penalti al conjunto soviético con una mano inexplicable.

Noticias relacionadas

LAS POSIBILIDADES DE SEGUIR COMO SELECCIONADOR

Hierro no quiso asegurar su continuidad como entrenador español. Ante la pregunta de Juanma Castaño, que el actual entrenador intentaba esquivar de cualquier manera, acabó asegurando que "es y ha sido un placer entrenar a estos chicos". Una respuesta que deja abierta la puerta de salida, al poner en manos de Rubiales su futuro. Sobre ello no quiso pronunciarse más de la cuenta: "No es decisión mía".

EL JUEGO RUSO Y LAS DIFICULTADES PARA HACER GOL

En referencia a las dificultades del conjunto español de conseguir crear juego ante una defensa tan replegada, admitió que han intentado "todo" pero que es complicado atacar ante una selección de estas características, aun así, valora que el equipo "estaba llegando" y teniendo oportunidades.

COMPROMISO DE LOS JUGADORES Y CRÍTICAS

El seleccionador expresó "el dolor" de todo el cuerpo técnico y quiso cargar con toda las críticas que llegan desde España, al asegurar que la autocrítica tendría que hacerla él "como entrenador" algo que le coloca "a la cabeza". Además, apoyó a sus jugadores, a quienes considera que han sido "profesionales en el día a día".

EL SENTIMIENTO DEL VESTUARIO TRAS LA DERROTA

Consideró a su vez que los jugadores no están pasando por un buen momento en el vestuario: "Los chicos están hundidos" algo que relaciona con el dolor de la afición, con quien según Hierro "empatizan".