Kovacic, durante la Supercopa de España

Kovacic, durante la Supercopa de España

Fútbol

Las razones de Kovacic para seguir o no en el Madrid

Kovacic ha zanjado todos los rumores. Quiere salir del Real Madrid para tener más minutos y volver a adquirir jerarquía dentro de un equipo. Una decisión que ha sorprendido puesto en la capital se le tenía estima. El croata, abandonando el club merengue, perderá opciones de ganar títulos. Manteniéndose en la entidad merengue los tiene asegurados, así como la confianza y la imagen de sucesor de Modric.

Noticias relacionadas

El Real Madrid prepara la nueva temporada pensando en diversas salidas y llegadas a la plantilla. Bale o Cristiano eran algunos de los nombres que aparecían en la lista de Julen Lopetegui. Pero en las últimas horas se ha sumado a ese plantel Mateo Kovacic. Ha zanjado los rumores y ha dejado claro que quiere abandonar el equipo merengue porque sabe que aquí no podrá tener todos los minutos que él quiere.

Una decisión sorprendente pero que ha servido para confirmar lo que ya adelantó EL BERNABÉU. El jugador había pedido vía libre para poder cambiar de aires, una idea que con estas declaraciones públicas ganan peso. Sin embargo, la opción de marcharse o seguir en el Madrid tendrá varias consecuencias para Kovacic. Si por un lado ganará más minutos e importancia yéndose del Madrid, manteniéndose en la disciplina de Chamartin se asegurará títulos y confianza.

RAZONES A FAVOR: TÍTULOS PARA EL SUCESOR DE MODRIC

Sin duda alguna la razón más clara para quedarse en el Real Madrid es la de la gran posibilidad de acabar con mínimo un título al finalizar la temporada. A sus 24 años, el croata ha logrado 3 Champions League, 2 Mundiales de Clubes, 2 Supercopas de Europa, 1 Liga y una Supercopa de España. Solo tres años para alzarse con nueve trofeos en una de las épocas más doradas del Real Madrid.

Kovacic contra el Barcelona

Kovacic contra el Barcelona

Pero, más allá de esos logros, Kovacic también cuenta con la potente confianza que se había depositado en él. Todos le veían como el sucesor perfecto de un Luka Modric que se ha convertido en una pieza clave del equipo. Su compatriota estaba llamado a ocupar su posición una vez la edad frenara a Modric. Siempre se ha confiado en él y en su talento, olvidando por completo lesiones y falta de ritmo que en muchos momentos ha tenido.

Si su premisa es la de no contar con minutos suficientes con Zidane, el cambio de entrenador también le beneficia. Lopetegui podría hacer aumentar sus galones en el Real Madrid, dándole el peso que el jugador requiere en la próxima temporada.

RAZONES EN CONTRA: PAPEL DE INDISCUTIBLE

La principal queja de Kovacic ha llegado como consecuencia de esa falta de minutos que ha tenido en sus tres temporadas. La realidad es que no ha contado todo lo esperado y así lo reflejan los datos. Si en su última temporada en el Inter logró tener presencia en 44 partidos -prácticamente el 85% de encuentros posibles- y sumando un total de 2.944 minutos, un gran 62,69% de todos los posibles.

Un status que no ha mantenido en el Real Madrid. Ni en la última temporada con Zidane ni en el cómputo de las tres en las que ha vestido de merengue. Kovacic, este último año, ha tenido varios problemas de lesiones que quizá le hayan cortado la continuidad. Algo que le ha llevado a jugar el 32,67% de los minutos posibles -menos de 2.000 en todo el año- aunque teniendo presencia en más de la mitad de partidos totales -cerca del 59%-. Su paso por el Madrid, por tanto, se resumiría en haber jugado casi el 35% de los minutos posibles y actuando en algo más del 62% de partidos del calendario.

Kovacic, ante el Espanyol

Kovacic, ante el Espanyol

Además, este papel de indiscutible que tenía en el Inter se veía reforzado por los partido europeos. Kovacic no ha terminado de ser una pieza clave en la Champions: 257 minutos y apenas tres como titular. Es otra de las claves para que cualquier jugador se sienta importante. Jugar en la máxima competición europea se ha convertido en uno de los principales intereses de los jugadores.

Marcharse del Real Madrid, al fin y al cabo, supondría ganar una total jerarquía. Convertirse en la estrella del equipo en el que recale. Kovacic, en la capital, está muy valorado tanto por la afición como el club. Sin embargo, tiene pesos pesados por delante tanto en el centro del campo como en el resto de la plantilla. Algo que no le sucedía ni de lejos en un Inter donde él era quien mandaba en el centro del campo.