Al-Khelaifi saluda a la afición del PSG. Foto psg.fr

Al-Khelaifi saluda a la afición del PSG. Foto psg.fr

Fútbol

El PSG comienza a vender ante la presión del Fair Play Financiero

El club francés dejará marcar a Pastore por cerca de 20 millones de euros. Una cifra mínima con respecto a la que pagaron hace unas temporadas pero que refleja la presión que tienen por el Fair Play Financiero. La última opción será vender a alguno de sus pesos pesados como Neymar o Mbappé.

Noticias relacionadas

La UEFA sorprendió al dejar sin sanción al PSG por incumplir de forma flagrante el Fair Play Financiero. El club galo solo tendrá que vender por una cantidad de 60 millones de euros antes del 30 de junio. Una cantidad ínfima teniendo en cuenta los precios del mercado actual y que permitirán a los franceses mantener en su plantilla a grandes estrellas como Cavani, Mbappé o Neymar.

Sin embargo, el resto de entidades europeas conocen la presión que tienen los de Al-Khelaifi y las prisas por cerrar cualquier tipo de acuerdo.  Por ello, intentarán sacar cualquier traspaso al menor precio posible. Uno de los primeros en aprovecharse será la Roma. Según informa La Gazzetta dello Sport, Monchi ha logrado cerrar el acuerdo por Pastore en 18 millones de euros. Solo falta que se haga oficial y supondrá la salida de uno de los grandes fichajes que realizó el PSG en 2011 cuando llegó a pagar 42 millones al Palermo. El contrato será de cuatro años, hasta 2022, y con un salario de cuatro millones por temporada.

Pastore, con el PSG. Foto: psg.fr

Pastore, con el PSG. Foto: psg.fr

A esta salida se podría sumar la de Guedes. El luso es uno de los nombres más seguidos y uno de los grandes interesados es el Valencia. El PSG quiere sacar cerca de 70 millones de euros y el precio de puja no parece que vaya a superar en ningún caso los 50.

NEYMAR SIGUE A LA ESPERA

El brasileño es el jugador que más ansían en el Real Madrid. Lleva muchas temporadas estando en el punto de mira merengue y tras su marcha del Barça al PSG las opciones aumentaron. Estas siguieron al alza después de ver los diferentes gestos que Neymar ha tenido con la entidad gala. No se le ve cómodo y su intención es la de abandonar París. Pero Al-Khelaifi se mantiene férreo y hará todo lo posible para no dejarle marchar. Neymar, por su parte, no hablará hasta que no acabe el Mundial para el cual se ha preparado durante los últimos meses.