Al-Khelaïfi y Neymar. Foto: Twitter (@PSG_inside)

Al-Khelaïfi y Neymar. Foto: Twitter (@PSG_inside)

Fútbol

La UEFA no sanciona al PSG por el Fair Play Financiero

La UEFA ha emitido un comunicado oficial según el cual se confirma que el máximo estamento del fútbol europeo no sancionará, de momento, al Paris Saint-Germain por un presunto incumplimiento del Fair Play Financiero. Así, según añade L'Équipe, el coloso parisino tan solo deberá vender por un valor total de 60 millones de euros antes del 30 de junio.

Días de espera para conocer una decisión que no llegaba. El PSG estaba bordeando una sanción de la UEFA por el archiconocido Fair Play Financiero. Una medida de control del máximo organismo del fútbol europeo. La investigación del Control Financiero de Clubes del ente ha tomado una decisión que gustará al conjunto francés pero no al resto de clubes, que se frotaban las manos con la posibilidad de una severa multa. UEFA, de momento, no castigará al equipo de la capital gala.

La investigación ha concluido después de que UEFA expusiera que el club presentaba una gestión correcta de los ejercicios financieros investigados (2016 y 2017), según los análisis de los agentes independientes. No obstante, aseguran que el conjunto francés, propiedad del jeque catarí, Nasser Al-Khelaifi, estará vigilado con lupa al club durante las próximas semanas, sobre todo en el mercado de fichajes que comenzará en pocas fechas. 

LOS CONTRATOS DE PATROCINIO

UEFA ha examinado los contratos de patrocinio que el Paris Saint Germain ha rubricado en los ejercicios estudiados. Bein Sports, el banco nacional, turismo de Qatar y Aspetar. Eso sí, el máximo organismo que rige el fútbol europeo decreta que la entidad no está en equilibrio, sino que cumple con un déficit aceptable que no excede lo estipulado por el ente privado. 

Por su parte, según el diario francés L'Equipe, el PSG no necesitará vender superestrellas como Neymar o Mbappé, sino que le bastará con traspasar a jugadores cuyo valor de mercado ronde los 60 millones. Eso sí, tendrá que hacerlo antes del 30 de junio, con el fin de salvar el gasto de 222 millones por Neymar y los 180 (precio de fichaje más variables) del atacante francés.