Bale, en un partido del Real Madrid. Foto: Pedro Rodríguez/El Bernabéu

Bale, en un partido del Real Madrid. Foto: Pedro Rodríguez/El Bernabéu

Fútbol

Los motivos de las quejas de Bale: 15º jugador para Zidane

Ha sido un año difícil para el Real Madrid hasta la llegada del mes de mayo. También lo ha sido para Gareth Bale, que ha visto como sus oportunidades se esfumaban. Sus lesiones evitaron que alcanzara un nivel alto a mediados de temporada. Sin embargo, demostró en el último tramo que sigue siendo uno de los mejores del mundo. Pese a ello, apenas contó con el protagonismo de otros años, quedando como un jugador de segunda unidad para Zidane.

Noticias relacionadas

Pese a los fuegos artificiales del último mes de mayo, la temporada 2017/18 de Gareth Bale no ha sido todo lo brillante que podría parecer, sobre todo a título personal. De nuevo, las lesiones volvieron a cruzarse en su camino cuando mejor estaba, como ocurre casi todos los años, cortando la progresión ascendente del galés y convirtiéndolo en un jugador intermitente. 

Y es que, amén de la lesión, el extremo izquierdo galés también tuvo otro problema por el cual elevaría una queja a final de temporada y en el momento más inoportuno. Unas protestas que, acudiendo a la estadísticas, cobran algo de sentido. Bale ha sido el 15º jugador para Zinedine Zidane, con un total de 2.361 minutos jugados en todas las competiciones.

DESAPERCIBIDO EN CHAMPIONS

Pese a que esto pueda sonar absurdo, la Champions League de Gareth Bale no ha sido boyante. Amén de los dos golazos - uno contra el Dortmund y otro con el Liverpool - y el segundo que consiguió en la final, el galés apenas pasó de los tres tantos en la competición que el Madrid acabaría ganando gracias a su aparición en Kiev. 

Esto se traduce en 295 minutos disputados en la máxima competición continental. Una cifra que se antoja bastante alejada a lo que un jugador de la talla de Gareth Bale debería acumular sobre el verde en Liga de Campeones. 

LAS QUEJAS DE BALE

"Tengo que sentarme con mi agente y ver qué hago", exclamó el extremo galés justo al término de los 90 minutos en Kiev, mientras su equipo celebraba la tercera Champions consecutiva y la Decimotercera para las vitrinas del club merengue. "No estoy contento con los minutos", reconocía un agridulce Bale tras una temporada de altibajos. 

Sin embargo, antes de la reivindicación verbal, llegó la deportiva. Y es que el mes de mayo de Gareth fue sencillamente espectacular, mejorando su ratio de gol por partido. El galés anotó un gol cada 123 minutos durante toda la temporada, menos en el mes de mayo, donde logró reducir la media hasta un gol por cada 67'5 minutos. Unos números que hablan del mejor Bale desde que recaló en la capital.