Lucas Hernández durante la celebración de Atlético. Foto: Instagram (lucashernandez5).

Lucas Hernández durante la celebración de Atlético. Foto: Instagram (lucashernandez5).

Fútbol

Lucas Hernández calienta el ambiente: se acuerda del Madrid en la celebración de Atlético

El jugador francés, hermano del merengue Theo Hernández, fue el encargado de coger el micrófono en la celebración del Atlético y mandó un mensaje al Real Madrid. "Quien no salte madridista es"; gritaba el defensa galo. Una muestra de que sigue sin olvidarse del mejor equipo de la capital.

Noticias relacionadas

Los rojiblancos no se olvidan del Real Madrid ni en las celebraciones. Pese a tener que conformarse con la Europa League después de un fracaso estrepitoso en la competición europea por excelencia -la Champions- y poder disfrutar de un día con sus aficionados, Lucas Hernández no ha dejado a un lado su rivalidad con el conjunto blanco y le ha dedicado un cántico a su vecino. Inmerso en la algarabía del momento, el francés ha botado al grito de "quien no salte madridista es".

Una actitud que contrasta con la gran deportividad que han mostrado la entidad merengue y la rojiblanca en los últimos días. Florentino Pérez dio una muestra de señorío a todos los colchoneros y le deseó personalmente, tal y como reconoció Enrique Cerezo, suerte en la final de Lyon.

ROMPE CON EL BUEN ROLLO ENTRE LAS ENTIDADES

El hecho de tener un hermano en el Real Madrid parece suscitar cierta envidia en Lucas Hernández, que no es consciente de la deportividad que reina entre ambos clubes. Pese a que los blancos se han impuesto en las dos finales de Champions, disputadas en 2014 y 2016, siempre han guardado un cierto respeto con los perdedores.

SIGUE LOS PASOS DE JUANFRAN

Su caso es similar al de Juanfran Torres, que el mismo día de la final ya cogió el megáfono para gritarle a los cuatro vientos que los rojiblancos mandaban en la capital. El canterano madridista se olvidó de sus inicios y no guardó ningún tipo de cortesía con el club que le formó como jugador y persona. Un feo gesto totalmente reprochable.