Hablar de crisis en el Real Madrid quizá suene exagerado. Muchos son los factores que definen el estado de un equipo. Y hablar de crisis marchando terceros en La Liga, clasificados matemáticamente para la Champions League y en octavos de final de la Copa del Rey sería la situación firmada por cualquier club. Excepto para el Real Madrid. Los blancos, que maravillaron la temporada pasada consagrándose como el mejor equipo del mundo sin discusión posible, no terminan de arrancar en esta nueva campaña. Buena muestra de ello fue el partido ante el Fuenlabrada. Lo que debía ser un mero trámite se complicó en exceso para un equipo casi irreconocible. (Así vivimos el partido en directo)

Zidane sabía que la eliminatoria estaba prácticamente sentenciada con el 0-2 favorable en la ida, y sacó un once plenamente integrado por suplentes. A excepción de Keylor Navas, que regresaba de lesión. El técnico francés decidió darle minutos al guardameta tico en detrimento de un Kiko Casilla cuyo futuro apunta lejos del Santiago Bernabéu. Por otro lado, Álvaro Tejero, Franchu y Óscar Rodríguez gozaron en sus propias carnes la titularidad con el primer equipo y ante todo su estadio. Sin embargo, el nombre más destacable fue otro.

CANTADA, PENALTI Y DOMINIO

Dani Ceballos volvió a demostrar porque merece una oportunidad de mayor calibre. El sevillano se movió por todo el centro del campo, repartió juego, presionó y generó ocasiones. En sus asociaciones con Achraf y Franchu en la banda derecha residieron los principales argumentos del madridismo. Sin embargo, el Fuenlabrada no se escondió, y suyas fueron las primeras ocasiones.  A los diez minutos, el delantero Matheus se plantaba mano a mano con Keylor. El costarricense aguantó bien y detuvo el disparo. Parecía que llegaba en buena forma. No era así. En el minuto 25, Milla disparaba desde la frontal del área a la salida de un saque de esquina. Su chut, muy potente, sorprendió a Navas, que no puso las manos duras. La pelota le empujó hacia atrás, rebotó en el larguero y entró. Gol del Fuenlabrada.

Keylor y Achraf, en la portería del Madrid. Lucía Contreras / El Bernabéu

La afición visitante se volvía loca. Al grito de “Sí se puede” alentaban a su equipo. Sin embargo, los merengues espabilaron, y comenzaron a hacer suya la posesión. Marcos Llorente, Mateo Kovacic y el propio Ceballos se aliaron para dominar por completo al rival. Un recital de pases, taconazos, controles y cambios de banda que evidenciaban la calidad presente en sus botas. Sin embargo, no podían imprimir ésta en el apartado ofensivo. Las únicas oportunidades en las que el Madrid pudo rozar la portería de Pol Freixanet fueron obra del omnipresente Ceballos y del argentino Franchu. Y tan solo en una de ellas el arquero sufrió verdaderamente, ya que, en su gran mayoría, los disparos blancos se marcharon por encima del larguero. Eso sí, merece mención un claro penalti del Fuenlabrada por mano que, sorprendentemente, el árbitro no pitó. Así se fue el partido al descanso, con el Real Madrid dominando y el Fuenlabrada ganando.

BALE COMO SOLUCIÓN AL NERVIOSISMO

La segunda parte comenzó con un Madrid volcado en ataque, decidido a hacer el gol. Algo que tan solo le sirvió para que el Fuenlabrada se sintiera más a gusto. Sólidos atrás, los contraataques generados por Hugo Fraile, Cristóbal Márquez y Yaw Annor eran detenidos por un Tejero que no jugaba en su posición natural y por Nacho Fernández, hoy capitán. Sin embargo, el verdadero peligro llegaba a balón parado. Keylor sacó un remate al primer palo por puro reflejo. Otro del Cata Díaz impactaba en el larguero. La afición comenzaba a silbar ostensiblemente a un equipo que encadenaba buenas jugadas con fallos puntuales en los momentos decisivos. Fue entonces cuando Zidane mandó a calentar a Gareth Bale. Y empezaron a escucharse aplausos. El galés entró en el minuto 61 por Franchu. Tras más de un mes de inactividad, su reaparición puede definirse como llegar y besar el santo.

Gareth Bale, concentrado en el partido de Copa. Lucía Contreras / El Bernabéu

El primer balón que tocó se convirtió en un centro de exterior que Borja Mayoral remataba de cabeza para poner el empate a uno. El canterano se había mostrado muy activo desde el principio del partido, y obtuvo su recompensa por partida doble. Y es que en el 70’, tan solo siete minutos después del primer tanto local, Bale erraba un mano a mano con Pol. El balón, por fortuna, caía en los pies de Mayoral, que marcaba su segundo gol a placer. Pero el delantero madrileño no era, pese a su doblete, el protagonista del partido. La grada comenzaba a corear a Bale, y no era para menos. El exjugador del Tottenham convertía en peligro toda bola que tocaba. Pudo redondear su actuación con una vaselina posterior a una deliciosa asistencia de tacón de Kovacic, pero el árbitro anulaba el tanto por fuera de juego.

El partido comenzaba a calmarse tras la locura inicial. El centro del campo blanco asumía galones y arrancaba las exclamaciones de la grada con un fútbol alegre y vistoso. Zidane, más calmado, terminaba de mover su banquillo. En el minuto 74, Luismi Quezada entró por un Óscar Rodríguez que, junto a Theo Hernández, pusieron la nota negativa del encuentro. Ambos lo intentaron, pero no les salió nada. Seis minutos después, en el 80’, Jaime Seoane sustituía a un Kovacic que se marchó ovacionado. Regresaba tras una dura lesión y las primeras impresiones no pudieron ser más positivas. El partido murió con un Fuenlabrada valiente, que logró, en una jugada embarrullada, el empate a dos por obra de Álvaro Portilla, que había entrado por un lesionado Álvaro Bravo, jugador cedido del Castilla. Un resultado que no le sirve de nada al modesto conjunto madrileño, más allá de marchar del estadio con la cabeza bien alta por plantar cara a todo un Real Madrid. Un Real Madrid que se llevó un buen susto y que debe reflexionar de todo lo ocurrido.

REAL MADRID 2-2 FUENLABRADA

Real Madrid: Keylor Navas; Achraf, Álvaro Tejero, Nacho, Theo; Ceballos, Marcos Llorente, Kovacic (Seoane, 81’); Franchu (Bale, 62’), Mayoral, Óscar Rodríguez (Luismi Quezada, 75’).

Fuenlabrada: Pol; Ismael Athuma, Cata Díaz, Juanma, Fran García; Álvaro Bravo (Álvaro Portilla, 68’), Luis Milla; Yaw Annor (Quero, 78’), Crstóbal, Hugo Fraile; Matheus (Dioni, 61’).

Goles: 0-1, 25’ Luis Milla; 1-1, 63’ Mayoral; 2-1, 70’ Mayoral; 2-2, 89’ Álvaro Postilla.

Árbitro: González Fuertes (Colegio asturiano). Amonestó a Matheus (58’), Óscar Rodríguez (60’) y Cata Díaz (83’).

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Santiago Bernabéu (Madrid).

Alineación del Real Madrid ante el Fuenlabrada en la vuelta de 1/16 Copa del Rey by footbie.com

  1 - 1  
REAL MADRID vs C.F. FUENLABRADA

63' Borja Mayoral

70' Borja Mayoral

 

25' Milla

89' Portilla