Penalti pitado a Luis Suárez

Penalti pitado a Luis Suárez

Fútbol

Robo histórico al PSG: el Barça y la épica arbitral

¿Épica? ¿Gesta? ¿Hazaña? Que nadie se engañe, el Barça ha logrado el billete a los cuartos de final de la Liga de Campeones al más puro estilo culé: robando. Todo ello con la inestimable colaboración de Denis Aytekin, colegiado alemán y que eliminó al PSG.

El PSG ha vivido en sus propias carnes lo que tantos años lleva denunciando el Real Madrid, pero también, por ejemplo, el Chelsea. El Barcelona no sabe ganar por méritos propios cuando las cosas se le ponen muy cuesta arriba, algo que ha quedado una vez más demostrado en la vuelta de los cuartos de final de la máxima competición continental.

Se hablará de gesta, de hazaña e incluso hasta de épica, pero no, eso mejor que se lo dejen a Sergio Ramos y compañía, porque lo que ha hecho el Barça este viernes no merece ninguno de esos calificativos. Los culés han logrado lo que querían: el billete a cuartos, pero no lo han conseguido a base de fútbol sino con la inestimable ayuda del de siempre, el árbitro, esta vez encarnado en la figura de Deniz Aytekin.

Robo histórico al PSG: el Barça y la épica arbitral

Robo histórico al PSG: el Barça y la épica arbitral

El colegiado germano-turco no solo se tragó un claro penalti de Mascherano por mano cuando el marcador señalaba 1-0, sino que también perdonó la roja a Piqué y designó dos penaltis a favor de los culés, uno tan dudoso que hasta el que decidió fue el juez de portería, ¡insólito! Pero es que el otro, la última pena máxima, el que supuso el quinto gol de los azulgranas no fue, ni se podría calificar como dudoso. Luis Suárez se tira y Aytekin cae en la trampa o se deja caer. 

Por si esto fuera poco, el propio Mascherano derribó dentro del área a Di María, el propio futbolista argentino del Barcelona lo ha reconocido. Ocasión manifiesta de gol del 'Fideo', penalti claro y posible roja. Otra pena máxima que se fue al limbo.

LA HISTORIA INTERMINABLE

Una vez más se repite la historia, otro robo para el recuerdo, porque igual que nadie olvida el robo de Stamford Bridge, tampoco se olvidará lo que ha sucedido este miércoles en el Camp Nou, cuando el fútbol volvió a ser injusto, cuando se demostró que un árbitro puede decidir una eliminatoria y el devenir de toda una competición y un un torneo del prestigio de la Champions League esto es imperdonable. De Obrevo a Aytekin pasando por los De Bleeckere, Busacca, Stark y Frisk. La larga lista de los hombres de negro es interminable. El Barcelona - PSG pasará a la historia, pero no por la remontada sino por el escándalo arbitral que vio toda Europa.

DE STAMFORD BRIDGE AL CAMP NOU

Los aficionados del PSG han sufrido en sus carnes la impotencia que tuvieron los del Chelsea después del escándalo de 2009. Aquella noche en la que unos hablan del gol de Iniesta para tapar la vergüenza arbitral. En la retina de todos queda aquella carrera de Ballack con los brazos en alto o el enfrentamiento de Drogba con Ovrebo. Hasta seis penaltis no se pitaron a los de Hiddink. Fue una prueba más de la épica arbitral culé. 

El primero de ellos, en el minuto 23, cuando Alves agarró a Malouda y Ovrebo sacó la falta fuera del área. Este solo era el comienzo del show del colegiado noruego. Solo tres minutos después, Abidal derribó a Dogba por detrás cuando encaraba la portería de Víctor Valdés. Además del penalti, se perdona la expulsión del defensa francés. Aunque el mayor repertorio quedaría para la segunda parte. 

En el minuto 55, Yaya Touré arrolla a Drogba. Toca balón pero además se lleva por delante al delantero blue. En el minuto 78, el único dudoso de todos. Agarrón a Anelka que cae cuando estaba en carrera. A partir de aquí, lo más inconcebible todavía. Mano de Piqué clarísima que también se quedó en el limbo. Imposible de no ver para Ovrebo. Fue el último penalti robado al Chelsea antes de que Iniesta marcara, pero todavía quedaría la traca final en el descuento con otra mano, esta vez de Eto'o, tras un disparo de Ballack. El resto son imágenes para la historia. La frustración de los hinchas ingleses, los titulares de la prensa internacional... 

Todas las Copas de Europa azulgranas están marcadas por la polémica, pero ahora también las gestas. Mientras el Real Madrid tiró de Sergio Ramos para pasar a cuartos, el Barça lo hizo de Aytekin. Dos formas diferentes de épica. Dos ADN diferentes.