Martín Calderón celebra su gol ante el Rápido de Bouzas

Martín Calderón celebra su gol ante el Rápido de Bouzas

Cantera RÁPIDO DE BOUZAS - CASTILLA

El Castilla quiere dar un paso de gigante hacia los playoff contra el Bouzas

Una victoria de los blancos, aparte de acercarles a la postemporada, condenaría a los gallegos al descenso a Tercera División.

Noticias relacionadas

El objetivo de la temporada está más cerca que nunca para el Castilla. Tras 36 jornadas contra combinados que han exigido a los blancos hasta el límite, ahora lo tienen todo en su mano. Gracias a su victoria contra el Coruxo por 3-0, los mirlos están en posición de depender de ellos exclusivamente.

Este domingo a las seis de la tarde -la misma hora que el primer equipo- tienen la posibilidad de eliminar de la lucha a uno de sus rivales por los cuatro primeros puestos. Los merengues viajan a la Villa de Bouzas y si consiguiesen los tres puntos, la distancia con respecto a la Cultural Leonesa sería insalvable para los castellanos.

Esa supuesta derrota de los boucenses tendría consecuencias fatales para los locales. No sumar supondría perder todas sus opciones matemáticas de salvación. Se verían descendidos a falta de una cita.

Dos choques decisivos para los blancos

La última jornada para el Castilla se convertiría en una batalla decisiva. Teniendo en cuenta que el Pontevedra tiene que recibir al Atleti B, el segundo en la clasificación del Grupo I, y que no ganar sería quedarse sin posibilidades de playoffs, los lerenses jugarán el último partido en el Alfredo Di Stéfano, con todo en juego.

Pero el primer desafío de los madridistas es ganar en Galicia. El rival se juega la vida y al final triunfará el conjunto que más luche por conseguir su meta. Eso sí, el Bouzas no viene en una buena dinámica. La semana pasada fueron goleados por el primer filial del club presidido por Enrique Cerezo por 5 - 1. Ese golpe puede haberles bajado completamente la moral o tener los efectos contrarios, serviles de llamada de atención, porque la Segunda B no perdona ni espera a nadie.

El último precedente de los de Manolo Díaz es muy positivo. Los blancos no sufrieron a la hora de vencer al Coruxo, un equipo que ha estado instalado en la zona noble de la clasificación y que se presupone de más nivel que el Rápido.

Cristo quiere ser pichichi

Para vencer el domingo, los merengues deberán confiar en Cristo, su jugador estrella y máximo goleador. La fortaleza de este conjunto está en su ataque ya que es el que más tantos anota de toda la categoría de bronce del fútbol español. Sin embargo, el tinerfeño todavía está luchando por levarse el pichichi de la competición. Solo Yuri, de la Ponferradina, sigue en la pelea con él y marcar ahora sería decisivo en los dos frentes, el individual y el colectivo.

En los próximos meses pueden haber cambios en la portería. De primeras, parece que Luca tendrá la oportunidad de llegar a un club de divisiones superiores. Ya sea bajo la dirección de su padre como segundo o tercer portero o en Francia, el francés no va a continuar en el Di Stéfano.

Un antiguo culé para la portería

Un hombre que podría llegar para sustituirle es Josep Martínez. La sombra del exjugador de La Masía ya se nota por Valdebebas. Aunque esta podría ser una buena incorporación, desde Las Palmas Atlético niegan que se vaya a producir su salida: "Tiene un año más y de momento no hay noticias del club. Estamos a la espera".

En definitiva, el Castilla no solo mantiene sus opciones de playoffs intactas, sino que cada vez son mayores. Conseguir los tres puntos ahora es básico para el éxito de una plantilla que lo ha dejado todo sobre el césped pese a las adversidades.

Rápido de Bouzas - Castilla

Rápido de Bouzas: Brais; Álvaro, Armando, Iago, Coti; Víctor, Jou, Diz, Youssef; Javi y Mouriño.

Castilla: Luca, Dani Fernández, Fran García, Manu Hernando, Javi Sánchez, Martín, De Frutos, Ayoub, Dani Gómez, Cristo y Fidalgo.

Hora: 18:00 horas.

Lugar: Municipal Baltasar Pujales.

Árbitro: Carlos Pérez Fernández (Comité Castellano-leonés).

[Más información: El mensaje de apoyo más tierno a Casillas: los benjamines de Madrid y Oporto, unidos]