El RM Castilla se enfrentaba a un rival directo como la Ponferradina en una jornada avanzada del Grupo I. El duelo de la ida marcó el comienzo de la andadura de Manolo Díaz en el banquillo blanco - tras la promoción de Santiago Solari al primer equipo - pero este tenía mayores consecuencias. El empate a cero final deja a ambos conjuntos con sus opciones prácticamente intactas de entrar en Playoff por la derrota del Fuenlabrada.

En los primeros minutos ambos equipos demostraron que lo iban a dar todos por llevarse los tres puntos. El despliegue físico era muy importante y todos los jugadores se desfondaban con carreras para llegar cuanto antes a las zonas de peligro o para evitarlo.

Si en el encuentro de la primera vuelta se pudo ver al mejor Castilla desde el comienzo de la temporada a esas alturas, los primeros quince minutos se pudo ver a unos jugadores madridistas capaces de tocar a mitad de campo, pero una vez llegaban a tres cuartos se les apagaba un poco la luz y Dani Gómez no entraba en juego.

En los siguientes minutos, la Ponferradina demostró por qué todos los equipo temen su estilo de juego. Los leoneses salían con mucha velocidad en la transición defensa ataque y tanto Isi como Yuri tuvieron sendas ocasiones para inaugurar el marcador. Tanto el asistente como Luca después evitaron que los visitantes marcaran en los primeros instantes.

El Castilla tuvo peligro a partir del minuto 20

No fue hasta el 25 cuando el Castilla tuvo ocasiones de verdadero peligro. Dani Gómez, De Frutos y Alberto fueron los protagonistas de tres oportunidades clarísimas para los mirlos. En concreto, el '11' pudo ser objeto de penalti por parte de Manu García. El portero salió muy rápido pero una vez remató el jugador merengue levantó las piernas derribándolo dentro del área.

Acto seguido, la Ponferradina pudo haber tenido un penalti a favor, pero el colegiado tuvo dudas. Yuri cayó al suelo, pero en vivo no estaba claro si realmente le tiró el defensa o si cuando le vio llegar se dejó caer directamente.

A partir de entonces el partido se relajó un poco hasta que la delantera de la Ponferradina volvió a forzar a Luca a hacer grandes paradas. Tanto Isi como Bolaños, que entró por Yuri, se quedaron muy cerca de estrenar el marcador. Pese a todo, al acabar la primera parte, el luminoso reflejaba el 0 - 0 inicial.

El comienzo de la segunda mitad fue muy parecido al de la primera. Quizás las piernas no daban para hacer el mismo derroche físico, pero las espadas estaban por todo lo alto. Pichín, extremo de los leoneses, se colocó delante del guardameta de los mirlos, pero lanzó la pelota por el fondo.

La Ponferradina atacaba, pero Cristo tuvo un penalti a favor

Progresivamente, la Deportiva volvió a atacar continuamente, como lo hizo en los últimos minutos de la primera parte. Reina llegó a provocar mucho peligro por la banda izquierda, pero es que por ese lado, Pichín también superaba a su marca con facilidad.

En el minuto 72, Cristo pudo haber cambiado completamente el ritmo del encuentro. El tinerfeño lanzó un penalti provocado por De Frutos, pero lo hizo de la forma más inocente posible, al centro y a media altura. Manu García lo detuvo con facilidad.

En los siguientes minutos el choque se fue rompiendo progresivamente, pero el Castilla siempre llevaba más peligro que sus rivales. De Frutos empezó a correr con más libertad y los jugadores del centro del campo de la Ponferradina ya no bajaban tanto a defender como antes. Con el empate final, ambos equipos siguen en la lucha por subir a Segunda, pese a sumar un solo punto.

RM Castilla - Ponferradina

Castilla: Luca, Dani Fernández, Fran García, Manu Hernando, De la Fuente, Fidalgo, De Frutos, Seoane (Ayoub, 75’), Dani Gómez (Martín, 59’), Cristo y Alberto (Augusto, 77’).

Ponferradina: Manu García, Son, Ríos Reina, Trigueros, Zabaco, Sielva, Pichín (Bravo, 74’), Larrea, Kaxe (Jorge García, 88’), Yuri (Bolaños, 38’) e Isi.

Árbitro: Sergi Carrero Romera (Comité catalán). Amonestó a Seoane, Isi, Martín.

Incidencias: Partido correspondiente a la 30ª jornada del Grupo I de Segunda B celebrado en el Alfredo Di Stéfano (Madrid).

[Más información: El calvario de Sergio Díaz: fuera de la convocatoria para el Paulista]