El Real Madrid volvió a conquistar La Liga Promises 16 años después. El conjunto blanco, que no alzaba el título desde 2002, se sobrepuso al Inter de Milán en una épica final que se decidió en la tanda de penaltis. Ahí, el protagonista fue Gonzalo Castillo, guardameta blanco, que detuvo dos penas máximas para lograr el triunfo.

El conjunto merengue se enfrentó a un correoso rival. El Inter se adelantó al comienzo del partido con un gol que llegó de las botas de Scieza, tanto que no pudo contrarrestar el Real Madrid hasta el último suspiro. El partido entraba en el último minuto, cuando un disparo lejano a la desesperada cayó cerca de Jacobo, con ayuda del portero rival, para cabecear el balón a gol.

A partir de ese momento, la locura se apoderó de los jóvenes futbolistas del Infantil B, haciendo gala del espíritu ganador tan característico del Real Madrid, el cual siempre sale a relucir en las finales. En la prórroga, ningún equipo fue capaz de batir al portero rival, por lo que todo pasaba a decidirse en la tanda de penaltis, donde la suerte se iba a terminar decantando por el bando madridista.

Un Madrid a la épica se lleva en los penaltis La Liga Promises

Sin embargo, ni siquiera en los lanzamientos desde el punto fatídico iba a ser fácil el camino hacia el título para los de Juanjo Crespo. Y es que Jacobo, quien se había vestido de héroe en los instantes previos para forzar la prórroga, erraba el primer lanzamiento, viendo como el portero del Inter adivinaba sus intenciones y lo detenía. Sin embargo, la figura de Gonzalo Castillo como guardamenta merengue iba a verse engrandecida, y se iba a terminar convirtiendo en el gran desencadenante de la hazaña madridista.

Nuevo título a base de épica

El portero del Real Madrid lograba detener dos disparos del conjunto italiano y, tras otros dos aciertos por parte de los blancos, la última parada de Gonzalo valió su peso en oro, proclamando a su equipo como el nuevo campeón de La Liga Promises en la edición de 2018. De esta forma, se ha puesto fin a un calvario de 16 años, pues desde 2002 no conquistaban dicho trofeo, y esto puede ser el detonante de una consecución de éxitos en cuanto a nuevos títulos se refiere.

[Más información: El Real Madrid podría robarle un juvenil al Barcelona]