Jaume defiende a un jugador rojiblanco. Foto: Twitter (@atletiacademia)

Jaume defiende a un jugador rojiblanco. Foto: Twitter (@atletiacademia)

Cantera CASTILLA

Jaume, calidad y sacrificio en el centro del campo del Castilla

El Castilla está firmando un gran arranque de temporada en un año en el que busca conseguir el ascenso a Segunda División. El conjunto entrena por Solari ha protagonizado uno de los mejores arranques que se recuerdan y se encontraba en posiciones de playoff hasta la pasada jornada en la que perdió su imbatibilidad ante el Fuenlabrada en el Alfredo Di Stéfano

Sin duda una de las claves para que el filial madridista esté arriba y sea uno de los equipos más peligrosos del grupo es Jaume Grau. El pivote defensivo del equipo merengue ha sido esencial para Solari tanto la temporada pasada como en el inicio de esta. Su buen posicionamiento, orden táctico y calidad con el balón en los pies le hacen una pieza clave para el engranaje blanco.

Su figura en un equipo que le gusta salir con el balón jugado desde atrás y que somete a los rivales a través de la posesión del balón, es clave. El de Tavernes de la Valldigna reúne unas condiciones que cada vez son más demandadas en el fútbol de élite y es algo que el Real Madrid sabe y por ello la temporada pasada, el club premió su trabajo y rendimiento ampliando su contrato una temporada más, hasta el año 2020. 

Jaume, centrocampista del Castilla

Jaume, centrocampista del Castilla

Su gran desempeño en las facetas tanto defensivas como ofensivas hacen que aporte un gran equilibrio a un equipo que propone un fútbol de ataque como es el caso del filial. Esto sumado a su altura, le hacen una baza en el juego aéreo para los madridistas, que esta temporada están teniendo el balón parado como una asignatura pendiente.

Tuvo que salir en busca de minutos

Tras la temporada 2015/2016 en la que fue un jugador importante en el Juvenil A, tuvo que salir en busca de los minutos necesarios para seguir completando su formación. El Navalcarnero fue el equipo que le acogió y sin duda fue un punto de inflexión para el futbolista. En el club madrileño disputó 25 partidos en los que fue pieza importante para un equipo que buscaba la permanencia.

La temporada siguiente volvió a su casa y formó parte de la disciplina del primer filial del Real Madrid. A las órdenes de Santiago Solari logró tener regularidad y ser importante, algo que demuestran los 35 partidos que disputó. Ya fuese como mediocentro en el doble pivote o como eje único por detrás de dos interiores fue clave en el sistema del argentino.

Esta continuidad la ha seguido teniendo está temporada en el Castilla y ha sido titular en siete encuentros de los diez disputados. Esta llamado a ser un jugador que triunfe en el fútbol español por su disciplina y su polivalencia, ya que junta el trabajo defensivo con el buen hacer cuando tiene el balón en los pies. Sin duda es jugador muy a tener en cuenta en el futuro y a buen seguro que se le verá más pronto que tarde en la élite.

[Más información: Manolo Díaz, el relevo de Solari en el Castilla]