Laprovittola lanza a canasta durante el partido entre Real Madrid y San Pablo Burgos de Liga Endesa

Laprovittola lanza a canasta durante el partido entre Real Madrid y San Pablo Burgos de Liga Endesa

Baloncesto REAL MADRID 104-93 SAN PABLO BURGOS

Para el Madrid no hay festivos y mantiene inexpugnable su feudo ante San Pablo Burgos

Nuevo triunfo blanco en Liga Endesa. Los de Peñarroya pelearon hasta el final un choque marcado por reaparición y posterior lesión de Felipe.

Noticias relacionadas

El Madrid mantiene el liderato de la Liga Endesa tras imponerse a San Pablo Burgos. Los blancos dominaron de principio a fin y supieron paliar la reacción final de los de Peñarroya. Felipe, que reaparecía, cayó lesionado nuevamente para desesperación del propio capitán. [Narración y estadísticas: Real Madrid 104-93 San Pablo Burgos].

El puente de la Constitución ponía punto y final en un domingo lluvioso mientras que el Real Madrid recibía a San Pablo Burgos en el WiZink Center. El equipo de Laso actuaba obviamente como local, pero la afición de Burgos no iba a dejar que su equipo luchara solo contra el auténtico Titán del baloncesto español e iba a plagar las gradas de su azul eléctrico para que los suyos se sintieran como en el Coliseum Burgos.

Se podía oír mucho a los aficionados burgaleses, pero en la pista solo existió un equipo en los primeros instantes del partido. El Real Madrid, con un quinteto inédito, exponía su mejor juego sobre el parqué de la mano de un Campazzo sensacional que seguía con el 'Modo Dadivoso' activado. Parcial de 8-0 para los de Laso y Peñarroya que paraba el partido para aleccionar a los suyos. Entre los ánimos de ambas aficiones, se oían las voces del técnico del Burgos que se mostraba desesperado por la actitud defensiva de los suyos.

El triple, gasolina blanca

Nada cambió a la vuelta del tiempo muerto, la máquina blanca estaba activada y Burgos iba a tener que sudar sangre para detenerla. Campazzo asistía, Tavares intimidaba y Thompkins ejecutaba (12 puntos en el primer cuarto) para llevar al Madrid al término del primer periodo con 13 puntos de diferencia a su favor (26-13). y con la afición blanca entregada a su equipo y a la vuelta de Felipe

El capitán blanco volvía a vestirse de corto tras la inoportuna lesión en el hombro que le mantenía en el dique seco desde finales de octubre. Como si nunca se hubiese marchado, Felipe impartió una masterclass de movimientos en el poste junto a su joven padawan Garuba. Con ambos sobre el parqué, el Madrid amplió la ventaja obtenida en el primer periodo sin imposición de un Burgos que parecía un juguete en manos de un crío ávido de diversión (37-16 minuto 13).

Los minutos corrían y, pese a que Benite mantenía desde el perímetro a Burgos con un hilo de vida y de esperanza, el choque cada vez estaba más pintado de blanco por culpa del acierto desde el 6,75. Sonaba el bocinazo que marcaba el descanso y el Madrid se marchaba al parón con 10/15 en triples y con 18 puntos de renta. Las ganas que la afición burgalesa estaba metiendo desde el 'gallinero' del WiZink Center no se transformaban en buen juego para su equipo, un Burgos que iba a tener que remar mucho para que el partido no se acabara antes de tiempo

Felipe, al dique seco

Si el Madrid se había mostrado casi infalible desde el perímetro en la primera mitad, la segunda parte arrancó con el mismo guión por culpa de Thompkins. Con las manos del norteamericano echando humo cuando se levantaba desde la línea de tres, Burgos se centraba en intentar boicotear el lanzamiento exterior blanco, pero ahí apareció Tavares. Cuando más obcecada estaba la defensa burgalesa en los exteriores merengues, el pívot caboverdiano hizo acto de aparición para demostrar por qué es el pívot más intimidador de Europa. Cinco puntos y tres rebotes en apenas dos minutos que le dejaban a las puertas del doble-doble con 15 minutos aún por disputarse.

Con Laso haciendo rotaciones constantemente para gastar lo menos posible a la plantilla blanca, los minutos corrían sin cesar y la ventaja merengue siempre rondaba los 20 puntos sin que Burgos pudiera reducirla con notoriedad. El tercer cuarto estaba a punto de bajar el telón y fue entonces cuando la peor noticia de la noche tenía lugar. Felipe Reyes se llevaba la mano a los isquiotibiales de la pierna derecha y pedía el cambio con claros gestos de dolor. El capitán blanco sufría un nuevo revés que le obligaba a marcharse al vestuario entre los aplausos de ambas aficiones. Se llegaba así al término del tercer periodo con el cuerpo aún girado por el dolor del símbolo merengue y con el Madrid dominando en el luminoso (82-65).

Burgos aprieta pero no ahoga

La lesión de Felipe no sólo había golpeado al capitán, y es que la plantilla blanca parecía haberse marchado al vestuario junto a poste y permitía al Burgos creer después de un parcial de 2-9. El equipo de Peñarroya se ponía a 10 con aún 8 minutos por disputarse y su afición se hacía cada vez más presente en un WiZink pálido ante la reacción burgalesa.

Rudy, durante el partido entre Real Madrid y San Pablo Burgos de Liga Endesa

Rudy, durante el partido entre Real Madrid y San Pablo Burgos de Liga Endesa

Los últimos cinco minutos del partido iban a determinar el ganador de un choque siempre dominado por un Real Madrid que se había desinflado dando alas a un San Pablo Burgos con más Fe que juego.

Cuando más caliente estaba el partido, el encargado de echar agua a las ascuas burgalesas fue Gabriel Deck (13 puntos en el último periodo). El argentino más pausado que se recuerda, inundaba la zona de San Pablo Burgos con movimientos de todo tipo y dejaba en nada la aportación exterior de McFadden. La Fe de Burgos no dio para más y la remontada se quedó en un casi. Tendrá que esperar el equipo de Peñarroya a un posible cruce en play-off para asaltar un feudo blanco que sigue sin conocer la derrota esta temporada.

En definitiva, el Real Madrid continua líder del campeonato liguero con un sabor agridulce en la garganta tras una nueva lesión de Felipe Reyes. El eterno capitán blanco volverá a ver a sus compañeros desde la banda y sigue apurando los últimos cartuchos de una carrera destinada a acabar en lo más alto.

Real Madrid 104-93 San Pablo Burgos

Real Madrid: Campazzo (10), Taylor (5), Nakic (0), Thompkins (27), Tavares (13) - quinteto inicial - Causeur (4), Rudy (3), Laprovittola (9), Felipe (6), Deck (16), Garuba (3), Carroll (8).

Entrenador: Pablo Laso.

San Pablo Burgos: Fitipaldo (16), McFadden (23), Salvó (0), Lima (8), Clark (9) - quinteto inicial - Tokoto (2), Benite (19), Barrera (6), Vega (5), Bassas (0), Stevic (5).

Entrenador: Joan Peñarroya.

Parciales: 26-13| 29-24| 27-28| 22-28|

Árbitros: Fernando Calatrava Cuevas, Vicente Bultó Estébanez, Yasmina Alcaraz.

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 12 de la Liga Endesa, disputado en el WiZink Center, Madrid.