Llull lanzando a canasta durante el duelo entre CSKA y Real Madrid en Euroliga

Llull lanzando a canasta durante el duelo entre CSKA y Real Madrid en Euroliga

Baloncesto REAL MADRID 97-81 CSKA MOSCÚ

El Madrid sigue su escalada hacia el liderato de la Euroliga tras someter a un CSKA en crisis

Quinto triunfo de los blancos en esta competición siendo Deck y Campazzo los más destacados. Tercera derrota en cuatro partidos para los de Itoudis.

Noticias relacionadas

El Real Madrid sigue su escalada en la clasificación de la Euroliga tras vencer al CSKA Moscú. La mejor versión del Madrid volvió a aparecer en su feudo en un partido nuevamente coral en el que Deck brilló con luz propia. Itoudis no encontró la manera de frenar los ataques blancos y suman su segunda derrota consecutiva. [Narración y estadísticas: Real Madrid 97-81 CSKA Moscú].

No se podía quejar el CSKA del recibimiento que la ciudad de Madrid le había dado. Frío y lluvia para que se sintieran como en casa antes de llegar al verdadero infierno. Fuera de las paredes del WiZink Center la temperatura descendía minuto a minuto, pero dentro la cosa era muy distinta. Un Palacio entregado con su equipo, gracias en parte a los benditos aplaudidores, hacían de sexto jugador en un arranque excelso de los blancos.

De la mano de la mejor versión del Facu, incisivo en los dos lados de la cancha, los de Laso marcaban el ritmo desde el principio. Parcial de 9-0 para un Real Madrid cada vez más rodado, pero el CSKA no solo es mayúsculo en su nombre. Itoudis pidió tiempo muerto, apostó por dar entrada a Mike James y electrificó el partido a su favor (11-11, minuto 5). Los siguientes cinco minutos, con idas y venidas, pertenecieron al Madrid pese a las dos personales de Tavares. 23-19 al final del primer periodo y la afición mostrando su descontento con la Euroliga por la sanción al médico del conjunto merengue.

Llull y Voigtmann, al mando

El segundo acto levantó el telón con la misma rapidez con la que fluyeron sus primeros minutos. Con apenas interrupciones, Madrid y CSKA desarrollaban su juego ofensivo con relativa facilidad y parecían pactar un cuarto a golpes pero sin olvidar la táctica.

Llull lanza a canasta durante el duelo entre CSKA y Real Madrid en Euroliga

Llull lanza a canasta durante el duelo entre CSKA y Real Madrid en Euroliga

Itoudis apostaba por un juego interior de altura contra Mickey y Randolph. Koufos y Voigtmann eran los encargados de anotar por abrasión una y otra desde la pintura y obligaban a Laso a mover ficha. Si el técnico del conjunto ruso apostaba por los centímetros, el vitoriano apostó por la velocidad. Mickey al banquillo, Campazzo, Llull y Rudy por fuera y Deck junto a Thompkins para dejar hueco a los pequeños. Acertó Laso y volvió el Madrid a dominar en el marcador.

Los triples de Llull y Rudy levantaban una y otra vez a un Palacio que se cansaba de ver anotar a Voigtmann desde todos los lados posibles. (17 puntos anotó el interior alemán en el segundo cuarto) El festival ofensivo continuó hasta el término del periodo, y esta batalla acabó en tablas aunque el Madrid se marchó al descanso por delante (52-48) dada la renta obtenida en los primeros diez minutos.

'Plateau' Causuer

El festival anotador vivido antes del parón pareció saciar las voraces fauces de ambos equipos. Y es que los minutos del tercer acto corrían y el luminoso apenas se variaba. A Voigtmann se le apagaban las luces con la defensa de Randolph y el Madrid no encontraba el camino a canasta. Pero entonces apareció Causeur

El escolta francés bailó en cada una de las penetraciones que intentó y desató al conjunto blanco en ataque hasta llevar al equipo a su máxima ventaja (61-48, minuto 25) Si bandeja en francés se dice plateau, cuando Fabien se retire debería cambiar su significante a Causeur.

Con el Madrid ampliando su ventaja realizando una de las mejores defensas de la temporada, el cortocircuito llegó a la mente de Tavares. Una falta sin más y una técnica tras protesta supusieron la tercera y cuarta personal respectivamente para el pívot caboverdiano. La mirada que Laso le dedicó cuando este marchó al banquillo habría dejado helado al mismísimo Zoolander. 

El CSKA tenía en su mano aprovechar el 'factor Tavares' e Itoudis introdujo nuevamente a Koufos, pero Mickey no iba a dejar que volviera a suceder lo vivido en el segundo periodo. Apretó los dientes el pívot norteamericano y el partido se marchó al último tramo con 75-64 en el marcador.

Deck y victoria

Antes de entrar en el último y definitivo acto, la actuación de Gabriel Deck merece un párrafo aparte. Como los mejores coches diesel, 'El Tortuga' fue sumando minutos, puntos y rebotes casi a partes iguales con total estabilidad. Vital en todos y cada uno de los momentos claves del equipo, Deck sumaba antes del instante decisivo 17 puntos, 5 asistencias y 11 rebotes para 32 de valoración. Su adaptación ha concluido, ya pueden desabrocharse los cinturones porque que el Avión Tortuga ya vuela estable.

Deck y Hilliard, durante el partido entre Real Madrid y CSKA en Euroliga

Deck y Hilliard, durante el partido entre Real Madrid y CSKA en Euroliga

Con el alero argentino en el banquillo empezó el último periodo. James se vistió nuevamente de comandante ruso, tiró de su equipo que olvidaba el nefasto tercer cuarto y ponía nervioso a un Palacio que en el día de hoy tenía la piel más fina que nunca con el estamento arbitral. Se había acercado a seis el equipo moscovita (81-75) cuando Laso volvió a dar los mandos del equipo a Campazzo

Con el argentino en pista, junto a Llull, la estabilidad volvió a los ataques blancos para dejar el choque visto para sentencia a falta de tres minutos. El CSKA se agarraba aún con el meñique al partido, pero fue uno de los suyos, Hilliard, el que descolgó a su equipo. Una protesta más que inoportuna acabó en técnica para el alero, pero la cosa podía ir a peor. Tras la sanción al ex de Baskonia, fue Hines el que malinterpretó un gesto de Tavares tras un tapón para provocar una antideportiva que cerraba el partido.

Quinto triunfo consecutivo del Real Madrid en Euroliga que sirve a los blancos para continuar con su ascensión a la cumbre de la clasificación. La afición tuvo tiempo de acordarse del máximo rival antes de ovacionar a los suyos después de un partido sobresaliente que se cerró con un 97-81 más que justo. 

Real Madrid 97-81 CSKA Moscú

Real Madrid: Campazzo (18), Causeur (9), Deck (17), Randolph (12), Tavares (1) - quinteto inicial - Llull (15), Laprovittola (-), Carroll (4), Garuba (0), Mickey (5), Rudy (13), Thompkins (3).

Entrenador: Pablo Laso.

CSKA Moscú: James (14), Hackett (2), Kurbanov (2), Bolomboy (12), Hines (0) - quinteto inicial - Antonov (-), Strelnieks (11), Voigtmann (20), Vorontsevich (0), Koufos (4), Hilliard (8), Baker (0).

Entrenador: Dimitris Itoudis.

Parciales: 23-19| 29-29| 23-16| 22-17|

Árbitros: Lottermoser, Latisev, Nikolic.

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 10 de la Euroliga, disputado en el WiZink Center, Madrid.