El 30 de abril de 2015 el Palacio de los deportes de Madrid asistió al nacimiento de una estrella. Luka Doncic, el niño prodigio de la cantera iba a disputar sus primeros minutos con la camiseta blanca en un periodo en el que Pablo Laso estaba realizando rotaciones. En la mente estaba todavía la eliminatoria contra el EFES y al de Liubliana le llegó la oportunidad.

Noticias relacionadas

Una vez pisó el parqué se convirtió en el tercer jugador más joven en la historia de la ACB en disputar un solo minuto de baloncesto profesional en España. Gracias a sus 16 años y 2 meses también grabó su nombre en la historia como el jugador más joven del Madrid en debutar en la Liga Endesa. Además lo hizo a lo grande.

Nada más entrar se dirigió a la esquina derecha del ataque blanco. Allí esperó paciente hasta que el balón llegó a sus manos y entonces demostró que había llegado para quedarse. Sin dudarlo, el que se acabaría convirtiendo en MVP de la Euroliga se levantó más allá de la línea de tres puntos y anotó pese a la oposición del defensor.

Volvió a Madrid para ver la eliminatoria contra el Panathinaikos

De esta manera, los merengues confirmaron una victoria cómoda y el pabellón explotó de alegría. Esta solo sería la primera de tantas veces que el balcánico hizo disfrutar a la afición madridista.

Hace apenas dos semanas, Doncic volvió al WiZink Center. Lo hizo en el primer partido de la serie de cuartos de final contra el Panathinaikos. Toda la grada se puso en pie para ovacionar a un jugador que siempre presume de su madridismo, incluso cuando ahora compite contra los mejores del mundo en la NBA.

[Más información: Doncic estuvo en la celebración de Oblak por su renovación con Diego Costa y Savic]