Este viernes se disputa en el WiZink Center el segundo partido de la serie entre el Real Madrid y el Panathinaikos. El primer duelo dejó varias consecuencias como un último minuto de infarto. Otra se ha conocido este jueves, el equipo griego se ha quejado formalmente a la Euroliga, alegando los pocos tiros libres que lanzó en la segunda parte y varias defensas de los últimos cuatro minutos. 

Noticias relacionadas

El conjunto merengue se ha querido aislar de esas quejas y únicamente se centra en el partido que tienen que disputar. La mejora debe ser colectiva, ya que tras un tercer cuarto muy bueno, un bajón en ataque y una buena racha de anotación de Calathes colocó a los griegos por delante, pero finalmente la defensa dio la victoria a los locales.

Una de las mayores preocupaciones de Pablo Laso es la vigilancia al base heleno, aunque cuando estuvo marcado por Taylor, el '33' sufrió mucho y no logró desplegar el juego que ha llevado al Panathinaikos a los cuartos de final. Otra necesidad que se debe mejorar son los puntos de sus hombres interiores, ya que Randolph y Thompkins no estuvieron acertados desde la línea de tres. 

Prepelic defiende a Langford en el primer duelo ante el Panathinaikos Agencia EFE

La regularidad en defensa

Si el Real Madrid se llevó la victoria este miércoles fue gracias a su defensa en los últimos cuatro minutos, en los que los griegos no anotaron ni un solo punto. Uno de los deseos del técnico vasco es que esa intensidad se prolongue los 40 minutos. Uno de los jugadores que dio un paso al frente en esa disciplina fue Campazzo, que secó a su marca con movimientos que cerraban la puerta a canasta. 

Si el equipo blanco logra desgastar a los jugadores rivales con cada defensa la segunda victoria tendría más posibilidades de caer del lado madridista. Un claro ejemplo es el trabajo de Taylor sobre Calathes, provocando cansancio y malas decisiones en el organizador heleno. 

Partido muy diferente

Pese a que los mismo protagonistas se volverán a ver las caras menos de 48 horas después, el partido tendrá diferentes registros. Así lo ha hecho saber el técnico merengue, que podrá contar con Rudy Fernández pese al golpe que se llevó en el ojo en el último minuto del partido, que le obligó a irse al banquillo y a ser tratado por los médicos.

Campazzo protege la bola en el primer duelo ante el Panathinaikos Agencia EFE

Los entrenadores tendrán poco tiempo para ajustar los mayores fallos de sus equipos en el primer duelo. La clave para Laso es que se recuperaran físicamente y de ahí preparar el partido de la mejor manera. Para Rick Pitino no debe ser muy distinto, aunque su mayor preocupación se posó en los árbitros, ya que en rueda de prensa no dudó en afirmar que ese partido lo debería de haber ganado el Panathinaikos

La gran duda visitante es Lekavicius, que se retiró a vestuarios tras un golpe en la cabeza. Todos los demás estarán disponibles para intentar sacar un punto que les permita viajar a Grecia con la posibilidad de acabar la serie ante sus aficionados. Por el otro lado, una victoria del Real Madrid dejaría la eliminatoria muy de cara para el vigente campeón de la competición. 

[Más información: Laso, sobre el segundo duelo de Euroliga: "Será otra historia completamente diferente"]