La liga regular tocó a su fin y ya es semana de playoffs en la Euroliga. El tercer clasificado de la competición, el Real Madrid, ejercerá como local ante un Panathinaikos que finalizó en la sexta plaza. Los dos primeros duelos de la temporada cayeron del lado blanco, pero la baja de Sergio Llull iguala las fuerzas y se vaticina una de las eliminatorias más igualadas de la presente temporada. 

Noticias relacionadas

Con solo la baja del base menorquín, el equipo merengue llega preparado a la parte más importante de la campaña y con la idea entre ceja y ceja de defender su trono europeo. Los demás jugadores estarán todos disponibles, además Pablo Laso ha confirmado la importancia de Campazzo y las ganas del equipo de volver a repetir una Final Four

La temporada del cuadro heleno es más compleja. Una primera parte con varias derrotas que provocó el cese de Xavi Pascual. Con la llegada de Rick Pitino, el equipo remontó y victoria a victoria se coló en los primeros puestos dejando fuera, entre otros, al Olympiacos, su gran rival. 

Sergio Llull protege el balón ante la defensa de Calathes

El duelo en el puesto de base

No es descabellado afirmar que el Panathinaikos vive de Calathes. El organizador está disfrutando de su mejor temporada, además realizó un triple-doble en la última jornada de la Euroliga, algo que no se veía desde 2006. Sería un error centrar la defensa solo en él, ya que el físico de sus hombres interiores hacen que sea un equipo muy equilibrado y con muchas variantes para hacer daño al rival. 

En el otro lado se encuentra Campazzo. El argentino ha asumido la responsabilidad de ser el único base puro del equipo, y llega a la eliminatoria con buenas sensaciones tras realizar dos muy buenos partidos en la Liga ACB. Su defensa será vital para frenar al mejor asistente de la competición. 

El triple, vital para el Madrid

El Real Madrid es uno de los equipos que más utiliza el lanzamiento de tres en sus ataques, un dato a tener muy en cuenta, ya que los griegos podrían sufrir si los mejores tiradores locales tienen su día. Randolph y Thompkins abrirán el campo para hacer sufrir a sus defensores, que viven más cómodos en la pintura. 

Causeur en uno de los duelos ante el Panathinaikos JUANJO MARTIN Agencia EFE

Con su mejor versión, el equipo blanco quiere hacer valer el factor cancha y viajar a Grecia con un marcador de 2-0. La última vez que el equipo blanco disputó los dos primeros choques en la capital de España, la serie viajó al tercer partido empatada. Motivo por el cual quieren aprender de su error e intentar asegurar los dos primeros puntos de una serie que promete ser muy emocionante. 

[Más información: Causeur: "El Panathinaikos vendrá a pegar, son muy duros siempre"]