23 años sin que un jugador interior acabe como mejor tirador de la ACB. Ese es el reto de Trey Thompkins de aquí al final de la temporada. El '33' está disfrutando de su mejor juego desde que llegó al equipo y sus números lo avalan. Pese a una lesión que le costó perderse la Copa del Rey, su nivel va en ascenso y llega en plena forma para el momento más decisivo de la campaña. 

Alberto Herreros confirma que no recuerda "a ningún jugador interior que tuviese estos porcentajes". Pablo Laso mantiene la misma dinámica y aclara que "si esto te lo dicen hace 20 años te echas a reír". Uno de sus compañeros más infalibles desde el 6'75 es Carroll que confirma que no se acuerda "de nadie igual", pero que tras "tantos años con Trey" ya sabe "la calidad que tiene".

Para su entrenador es una información que "choca", pero a su vez se alegra "mucho por él porque resalta su calidad". Herreros se reafirma y admite que lo que más le gusta del '33' es su manera "de levantarse, tira de forma natural no es nada forzado". Para el propio tirador, lo más importante es que "los pies estén bien colocados, tienen que estar siempre mirando a canasta". Además Carroll confirma que "tiene un tiro fantástico".

Su padre fue clave

"Mi padre jugaba al baloncesto, pero él no era buen tirador, por eso se aseguró de que yo si que lo fuera", admitió. Además según pasaban los años ha ido completando su "técnica" a base de irse "a tirar muchas horas". Todo ha sido una gran superación, ya que como él mismo dice: "Cuando era pequeño no llegaba a canasta, pero seguía tirando hasta que me hice más fuerte".

[Más información: Felipe Reyes: "La clave es jugar agresivos en defensa y parar a Calathes"]