Los viejos rockeros cada vez alargan más sus carreras en el baloncesto profesional. Ahí tenemos los casos en la NBA de Ginobili (41 años), Nowitzki (40) o el mismísimo Pau Gasol (38), recién llegado a los Milwaukee Bucks del joven Giannis Antetokounmpo para aportar la experiencia necesaria de cara a afrontar los playoffs y luchar por el anillo.

Noticias relacionadas

Europa no se queda atrás y cada vez son más los 'maduritos' que, tras una larga trayectoria y un gran trabajo físico, sobresalen en la Euroliga y en las principales ligas nacionales del Viejo Continente. Entre ellos destaca principalmente Felipe Reyes (39 años, Córdoba). El casi cuarentón y eterno capitán del Real Madrid tiene cuerda para rato tras reinventarse año tras año. 

Una adaptación paulatina de su juego al paso del tiempo debido a una inteligencia por encima de la media sobre el parqué. Se puede decir que Felipe es superdotado para el baloncesto. Ha sabido encontrar su hueco y ajustar su rol en función de las necesidades del equipo. Cada vez más completo y con un mejorado tiro de media distancia para escapar de la zona, su hábitat natural, a pesar de tener el músculo y la fuerza necesaria para pegarse con los millennials que llegan a la ACB y a la Euroliga.  

El gran Felipe Reyes, cuando saltó este miércoles al parqué en el encuentro contra el Olimpia Milán, se convirtió con 342 partidos en el jugador con más apariciones en la Euroliga. Superó de esta forma a Juan Carlos Navarro, amigo y compañero en los 'Júniors de Oro'. Precisamente, esa final ganada a EEUU en 1999 fue el inicio de la mejor generación del baloncesto español. 

Después de la machada de Lisboa, la llegada de los Gasol, Navarro y, cómo no, Felipe Reyes cambió el rumbo de la Selección. España se quitó los complejos y vio cómo un grupo de amigos podía conquistar el mundo. Y lo lograron. En 2006, todos ellos, ganaron el oro en Japón al pasar por encima de Grecia. Uno de los grandes hitos del deporte nacional junto a las finales olímpicas contra EEUU en 2008 y 2012. 

Se estuvo muy cerca de derrotar al 'Dream Team' tanto en Pekín como en Londres y quizás esa sea la única espina de Felipe Reyes en su larga carrera. Claro que solo estar a un paso de batir a los NBA ya es casi inigualable. Aquellos dos partidos permanecen en el recuerdo de todos y también del cordobés que se ha convertido en la leyenda de leyendas de la Euroliga. 

Desde el debut de Felipe Reyes en la máxima competición continental han pasado casi 19 años. Era octubre del 2000 y la imberbe perla de Estudiantes disputó el encuentro contra el Peristeri, que terminó con victoria del equipo griego. Después, en 2004, firmó por el Real Madrid siguiendo los pasos de su hermano mayor Alfonso, aunque no llegaron a coincidir en el club blanco.

Felipe Reyes, jugador con más partidos en la Euroliga Euroliga

Florentino Pérez dio el visto bueno a hacer un gran esfuerzo económico para hacerse con un Felipe por el que también se interesó el Barcelona. El pequeño de los Reyes heredó el '14' que vistió su hermano y en la campaña 2005/2006 pasó a su ya mítico '9' después de la salida de Fotsis del conjunto merengue. 

El reciclaje de Felipe: de júnior a 'madurito' de oro

El ala-pívot ha pasado por buenos y malos momentos en el Real Madrid, pero el peor fue en la etapa de Ettore Messina. El italiano se enfrentó con Felipe y el tiempo puso a cada uno en su sitio. "No es solo cojones, sino también talento", definió Alfonso a su hermano en unas declaraciones en las que además calificó el comportamiento de Messina como "ruin". 

Aquella mala etapa con el ahora asistente de los Spurs sirvió para que Felipe Reyes se reciclara como jugador y se hiciera aún más fuerte mentalmente. Lejos de hundirse, su mejor versión vino con la treintena y la llegada de Pablo Laso al Real Madrid. Así lo demuestran sus premios individuales: MVP de la finales de la ACB en 2013 y MVP Orange de la temporada 2014/2015. 

La disciplina en el trabajo de Felipe le viene heredada, ya que su padre Alfonso era militar. El capitán merengue siempre ha destacado los valores inculcados por su familia como una de las claves de su éxito en el baloncesto profesional. Un hombre hecho a sí mismo y al que nadie le ha regalado nada. 

A sus 39 años tiene pactada su renovación hasta junio de 2020. Felipe Reyes quería llegar a los 40 de blanco y así lo hará. El pasado 16 de marzo, celebró su cumpleaños con la vista puesta en un final de temporada en el que sueña con levantar su tercera Euroliga y una nueva ACB -ya tiene seis-.

El palo con el escándalo arbitral en la final de Copa ha servido para motivar aún más al capitán. Afirma que ya mira "año a año", pero sueña con superar las 18 campañas que permaneció Rafa Rullán en el Real Madrid. Felipe, el rey de Reyes, de momento será el 'cuarentón' de la Euroliga, una competición en la que también es el máximo reboteador de la historia y el tercero que más puntos ha logrado. 

[Más información: Así fue el homenaje a Felipe Reyes tras superar a Navarro como jugador con más partidos en la Euroliga]