Los Dallas Mavericks se las prometían muy felices al principio del último cuarto contra los Nuggets. Después de tres periodos bastante competidos, los texanos estaban doce puntos por encima de uno de los mejores equipos de la Liga. Pero con el paso de los minutos, los de Colorado remontaron. Doncic parecía que había ganado el choque en la última jugada con un mate, pero Jokic tenía otros planes y ajustició al cuadro entrenado por Carlisle.

La cara de Doncic lo decía todo. En cuestión de segundos pasó del éxtasis más absoluto por haber roto una racha de seis encuentros seguidos perdiendo, a ver como el pívot serbio les volvía a condenar a una nueva derrota.

Pese a estos últimos resultados, no todo es negativo en Dallas. En las últimas semanas, concretamente desde el parón por el All-Star, el base titular Jalen Brunson está destacando con una gran línea estadística. Está cerca de los 17 puntos por partido y ha llegado a un tope de 34 tantos con un porcentaje de tiro casi perfecto.

A día de hoy, los Mavericks son el segundo peor equipo de la Conferencia Oeste y llevan la peor dinámica de la NBA. Han perdido nueve de los últimos diez partidos y ya están fuera definitivamente de la carrera por los Playoffs. De todas maneras, esto podría ser bueno, porque podrían mantener su elección en el Draft de 2019 si caen en el top-5 de la primera ronda.

[Más información: Ejemplo de compromiso: Doncic se quedó tirando a canasta tras su mal partido]