Luka Doncic se ha convertido, en muy poco tiempo, en un referente dentro de la NBA. Su juego y liderazgo le han convertido en uno de los mejores jugadores de la liga y posiblemente, en el mejor novato de la temporada. Pero Doncic no solo es una estrella con el balón, como demostró la pasada madrugada al finalizar su partido.

El esloveno había realizado un partido impecable, con su cuarto triple-doble en la NBA, pero que no sirvió para vencer a Los Ángeles Clippers. Sin embargo, la derrota no supuso un impedimento a Doncic para convertirse en el ídolo de la afición rival.

El alero de los Mavs aprovechó el final del partido para quitarse sus zapatillas, firmarlas y regalárselas a un pequeño aficionado que se encontraba en el pabellón. Este gesto no dejó indiferente a nadie, y rápidamente se hizo eco en toda la NBA. El '77' de la franquicia tejana ya había repetido este gesto en otros partidos, pero la situación del niño, enfermo de cáncer, hizo que el regalo cobrara una importancia mayor.

Luka Doncic contra los Los Angeles Clippers REUTERS

Doncic, de los más queridos por los aficionados

La NBA no ha querido dejar de alabar la actuación extra-deportiva de Doncic, subiendo el vídeo en todas las redes sociales bajo el hashtag 'This is why we play', que traducido al español es 'Esto es por lo que nosotros jugamos'. 

Los jugadores no solo cobran por jugar, sino por dar un espectáculo a los aficionados, y Doncic es uno de los mejores para los espectadores, su juego de calidad, sus canastas imposibles y su actitud fuera de la pista le han convertido, en su primera temporada, en uno de los más queridos por todos los aficionados a este deporte, siendo muestra de ello la votación para el All Star, en la que el esloveno fue el tercer jugador más votado, solo por detrás de los capitanes de cada conferencia, LeBron James y Giannis Antetokounmpo.

[Más información en: Ricky Rubio: "Doncic tiene todo lo necesario para ser una superestrella"]