El Real Madrid y el Barcelona protagonizaron este domingo la final de la Copa del Rey más polémica de la historia. El conjunto azulgrana se proclamó campeón, pero la mancha del robo al cuadro merengue está más que presente. La entidad de Concha Espina se siente perjudicada tras la decisión arbitral de señalar el rebote de Anthony Randolph como tapón ilegal.

Noticias relacionadas

Por este motivo, el enfado del Real Madrid es mayúsculo. De hecho, el conjunto blanco se plantea abandonar la competición si no hay un comunicado en el que se reconozca el robo. El cabreo del cuadro merengue es tal que, según informa MARCA, han exigido un castigo para los árbitros del partido.

En el Real Madrid consideran que no hubo un intencionalidad de dar la victoria al Barcelona, pero consideran que hubo falta de profesionalidad al visualizar solo dos de las once tomas posibles en el Instant replay. Por lo tanto, han pedido que se les sancione con varias temporada o, si esta solicitud no es aceptada, que no les vuelvan a pitar ningún partido más nunca.

Polémica última jugada del Barcelona Lassa ACB

51 segundos de revisión de los árbitros

Los tres colegiados del partido, Juan Carlos García González, M.Á. Pérez Pérez, Benjamín Jiménez Trujillo, tuvieron que revisar la jugada del rebote que coge Randolph tras el tiro de Ante Tomic. Sin embargo, esta revisión duró solo 51 segundos, lo que tardaron en visualizar las dos tomas que vieron los árbitros.

Uno de los más enfadados tres el encuentro fue Juan Carlos Sánchez. El responsable de la sección de baloncesto en el cuadro madridista mostró su malestar por la decisión arbitral, y el motivo fue que pudo revisar las imágenes junto al directo de arbitraje de la ACBPaco Monjas, que le reconoció el error. Este motivo hace que el cabreo del Real Madrid sea todavía más grande tras lo ocurrido este domingo.

[Más información: El Real Madrid denuncia los errores arbitrales de las dos últimas Copas]