La Copa del Rey de baloncesto 2019 ha conseguido pasar a la historia. Una decisión arbitral injustificable dejó al Real Madrid sin ser campeón. El equipo blanco defendió bien la última posesión del partido y evitó que el Barcelona anotara, pero los colegiados pitaron tapón ilegal en el último rebote, capturado por Anthony Randolph. La cuestión es aún más grave teniendo en cuenta que la jugada fue revisada por el instant replay.

Noticias relacionadas

Varios jugadores del equipo blanco mostraron su incredulidad y calificaron lo sucedido de "robo", pero Sergio Llull optó por otra cosa y sorprendió a todos por la autocrítica dentro de su enfado tras el triunfo culé. "No pueden llegar al final, vas ganando de 16, joder", expresó el base, visiblemente enfadado. 

El Real Madrid se ha planteado incluso abandonar la Liga ACB en caso de que no se reconozca el flagrante error, que ha sido reconocido incluso por jugadores del propio Barcelona. "Tengo 10 vídeos en el móvil en los que se ve claramente lo que ha pasado", dijo indignado Juan Carlos Sánchez, director de la sección de baloncesto del Real Madrid.

Polémico tapón de Anthony Randolph EFE

Otras reacciones a la canasta de la vergüenza

"Para mí es rebote de Randolph, lo reconozco y lo digo en voz alta sin problema", declaró Pierre Oriola, jugador del Barcelona tras el encuentro. Felipe Reyes fue más claro, en el mismo túnel de vestuarios exclamó que la final "ha sido un puto robo". Rudy Fernández fue otro de los que mostró su indignación con la injustificable decisión arbitral. "Es una vergüenza. Qué puta vergüenza, chaval", dijo el alero del Real Madrid. 

Pablo Laso se mostró incrédulo por lo sucedido y en rueda de prensa explicó que "a mí me han dicho que es canasta. Yo tenía dos jugadores viendo la jugada detrás de ellos y han celebrado el título". 

[Más información: El Real Madrid se plantea dejar la ACB si no se reconoce "el robo de la Copa"]