Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, reconoció estar "muy contento" por la victoria de su equipo en la "difícil" pista del Monbus Obradoiro (73-86) y por el rendimiento de los menos habituales en un partido en el que no participaron Sergio Llull, Taylor, Ayón y Thompk: "Creo que en líneas generales ha sido un partido correcto por nuestra parte. Hemos hecho muchas cosas bien y Obradoiro nos ha castigado los errores puntuales que hemos tenido", comentó el técnico blanco.

Noticias relacionadas

Laso valoró también la capacidad para sobreponerse a los principales peligros de Obradoiro: "Nuestro trabajo era suficiente para ir ganando el partido con claridad. Sabíamos que era difícil encarar este encuentro con su amenaza de tiros de tres puntos y hemos sabido contestar bien esas situaciones. Me voy contento por una victoria en una cancha donde siempre es difícil ganar".

Las bajas no fueron un obstáculo

Sergio Llull, Taylor, Ayón y Thompk no estuvieron hoy este domingo en Fontes do Sar, varias ausencias de peso que supieron sobrellevar los 'nuevos': "Teníamos bajas importantes, pero todo el mundo es capaz de salir al campo y aportar cosas. Era un día importante para Yusta y ha sido muy importante para el equipo y la sensación de que la rotación ha sido buena, dando descanso a Randolph que se llevó un golpe en el primer cuarto. Tanto Reyes como Deck, que ha jugado en su posición, lo han hecho bien. También ha sido buena la entrada de Kuzmic. Estoy contento con la actuación de todos por la concentración en el partido y por el esfuerzo", comentó.

Kuzmic intenta taponar al pívot rival Lavandeira jr Agencia EFE

Pablo Laso también hizo autocrítica: "Hemos cometido diez errores muy claros, que en un partido siempre te los castiga el otro equipo. Para mí esto es importante. El equipo está bien, tenemos ritmo de juego y los jugadores se entienden bien. Defensivamente hacemos muchas cosas bien y ofensivamente también. Nos falta mucho y hay errores que debemos mejorar para que no nos cuesten cosas durante los partidos".

Piernas cargadas

Por último, el técnico del Madrid lamentó la dura carga de partidos en los últimos días: "El vestuario tiene cansancio. Hoy incluso el banquillo no vibraba. Tenemos la sensación de mucho desgaste, de picos altos y partidos difíciles. Llevamos casi sin descansar dos semanas, ahora tenemos dos partidos en casa que nos van a venir bien. Pero me alegro de que el equipo haya sido competitivo en un espacio corto de tiempo con muchos compromisos. Ahora hay que recuperarse cuanto antes y de la mejor manera posible".