Tras un inicio vibrante de temporada del Real Madrid de Pablo Laso, hay un jugador que sobresale por encima del resto, y no solo por la altura. Edy Tavares está siendo un pilar fundamental en defensa para los del técnico vasco. Este domingo frente al Unicaja demostró su poderío en la zona alcanzando los 13 puntos y secando a las torres del conjunto malagueño con 6 tapones, aunque la mesa no parecía tener apuntadas todas sus estadísticas. 

Noticias relacionadas

En una mención a uno de sus tapones sobre Lessort en el choque, el jugador se mostraba bromista, y admitía entre risas que "haber si se espabilan los de la mesa porque mi mujer me dijo que hice 6 tapones". Uno de los más importantes se dio en los minutos finales y el equipo de Casimiro estaba por delante en el marcador. Pero cuatro tiros libres anotados y un tapón sobre el pívot francés acercó la victoria a favor del Madrid.

No solo produce tapones. Su intimidación es tan grande que los jugadores rivales no penetran con la misma confianza e incluso cambian el lanzamiento a uno más complejo. Ya la campaña pasada demostró su potencial en defensa en la final de la Liga ACB, donde en el tercer encuentro de la final frente al Baskonia lideró al equipo con más de 7 'chapas'. 

Tavares intenta taponar a Shermadini JuanJ0 Martin Agencia EFE

Tavares, clave para un calendario muy exigente

Si la temporada anterior fue dura, la actual no se queda atrás. Solo una semana de competición y el conjunto de Laso ya ha disputado tres encuentros. La dureza se verá aumentada este jueves con el comienzo de la Euroliga, por ello Tavares será el líder de la defensa blanca, secundado por hombres como Rudy Fernández o Jeff Taylor, especialistas en amargar el día a los jugadores rivales.