Felipe Reyes, con la Selección. Foto. (@felipereyesoficial)

Felipe Reyes, con la Selección. Foto. (@felipereyesoficial)

Baloncesto REAL MADRID BALONCESTO

El aniversario de Felipe Reyes: del campeonato júnior a la leyenda del Madrid

  • Este 25 de julio se cumplen 19 años del inicio de la era más gloriosa del baloncesto español.
  • Felipe Reyes, culpable y digno protagonista de la derrota de EE.UU. en la final de Lisboa.
  • A sus 38 años, el capitán madridista ha conseguido todo en su carrera deportiva.

Noticias relacionadas

Este 25 de julio se cumple el 19º aniversario más especial. Hacia 1995 daba comienzo una era prodigiosa para el mundo del baloncesto español. Una ristra de jóvenes talentos, comandados por Pau Gasol o Felipe Reyes, derribaban los muros de lo imposible en Lisboa. Era el Mundial júnior y la selección española se enfrentaba a Estados Unidos en la gran final.

El siempre temido combinado americano se plantaba en la última fase, como siempre aterrando a propios y extraños y demostrando hasta la fecha ser los amos y señores de este deporte de la canasta y el balón naranja. Ese torneo en 1995 supuso un antes y un después. A partir de entonces, la Selección liderada por un jovencísimo Felipe Reyes abría la era más gloriosa de este deporte para España e iba a continuar así hasta la actualidad. 

Dos platas olímpicas, un Mundial y tres Europeos con la categoría absoluta son el refrendo absoluto a una labor encomiable que comenzó a forjarse desde aquel entonces. Una espina clavada, eso sí, en los Juegos Olímpicos de Pekín, donde España volvía a verse las caras con los norteamericanos en la gran final. Un partido que, para muchos, fue la mejor y mayor aportación tanto colectiva como individual en este deporte. Sin embargo, una actuación arbitral discutible privó a la selección española, cuyos posos comenzaron a fraguarse en aquellos maravillosos años 90, de destronar a Estados Unidos esta vez en la categoría absoluta.

Felipe Reyes, una carrera plagada de éxitos

De entre todos los componentes, un jugador sobresale por encima de los demás. Es Felipe Reyes. El capitán madridista ha vivido los últimos 23 años en la panacea del baloncesto. Un absoluto ídolo para los madridistas y un referente para los amantes de este deporte. Al campeonato júnior del 95, cabe sumar a su palmarés los éxitos con la absoluta citados anteriormente, quién tiene mucha parte de culpa en la consecución de tales objetivos.

Con el Real Madrid el palmarés no iba a distar en envidia y parecido. A sus 38 años, esta última temporada, el cordobés ha batido sendos récords tanto en ACB como en Euroliga. Ya es el jugador con mayor número de apariciones y Top 3 en cuanto a anotadores, respectivamente. Una aportación individual la cual lleva inherente una excelsa era colectiva de la mano de Pablo Laso, su extensión en el banquillo.

Reyes - Laso, dominio europeo

Con el técnico vasco, el capitán del Real Madrid se ha encontrado con su mejor versión. Pablo Laso llegó en 2011, cuando Reyes tenía ya 31 años. Para muchos veterano ya, no para él. La experiencia es un grado y si no que se lo digan al '9' madridista. Poco a poco consiguieron dominar el Viejo Continente levantando la Euroliga -La Novena- en el año 2015, en Madrid. 

Felipe Reyes y Doncic con la medalla. Foto Instagram (@felipereyesoficial)

Felipe Reyes y Doncic con la medalla. Foto Instagram (@felipereyesoficial)

Años más tarde y con un proyecto más consolidado, Felipe Reyes no iba a dejarse llevar por la senectud. Pasan los años y por el cordobés se detiene el tiempo. Hasta el 2018. Momento cumbre para el capitán madridista. Tocaba despedir a una leyenda en ciernes del madridismo como Luka Doncic y quién mejor que el mayor emblema de la sección de Baloncesto del club de Chamartín para ejercer de maestro de ceremonias.

El Madrid arribó en Serbia y como si de coser y cantar se tratara, Reyes, con Sergio Llull al lado en un ejercicio de solidaridad sin precedentes tras la larga lesión del de Mahón, levantaba una nueva Euroliga -La Décima- a los cielos de Belgrado, cuna del baloncesto europeo.