El Real Madrid volvió a hacer historia este lunes tras vencer al Kirolbet Baskonia por 85-96, dejando 3-1 el marcador global. Los blancos ganaban su trigésimocuarta liga, después de haberse proclamado el pasado mes de mayo campeones también de Europa. Uno de los momentos más emocionantes fue cuando el capitán merengue y Sergio Llull levantaban el trofeo rodeados por todos sus compañeros.

Noticias relacionadas

La celebración del vestuario madridista fue épica, tanto es así que comenzaron festejando el título desde la cancha en el Fernando Buesa Arena, siguiendo en el vestuario, en el autobús y en el avión, además de celebrarlo en el aeropuerto de Madrid, y más concretamente en una de las cintas transportadoras por donde salen las maletas

Sergio Llull no quiso separarse en ningún momento de la copa de la liga ACB. El de Mahón, después de la celebración con sus compañeros, quiso llevarse el trofeo a su casa para poder disfrutarlo todavía más. La prueba de ello es una fotografía que ha puesto el propio jugador en las redes sociales en la que aparece su perro junto a la copa y este mensaje: "campeones".

llull

Después de descansar unas pocas horas en su domicilio, el base acudió al Santiago Bernabéu como el resto de sus compañeros para comenzar la celebración tras haber ganado la trigésimocuarta liga. Cuando el de Mahón llegó al estadio merengue, traía consigo la copa. "Aquí está, sana y salva", aseguraba Sergio Llull a las cámaras de Realmadrid TV mientras daba un beso al trofeo.