Tavares señalando durante un partido. Foto: acbmedia

Tavares señalando durante un partido. Foto: acbmedia

Baloncesto

Carácter de gigante para rozar el trono ACB

El conjunto merengue supo sufrir y se impuso a Baskonia en un auténtico partidazo. Carroll, Tavares y Doncic fueron vitales para que el Real Madrid lograra dar la vuelta al partido y a la eliminatoria. El cuadro de Pedro Martínez, comandado por Beaubois y Poirier, luchó hasta el final pero no supo mantener una ventaja que llegó a los nueve puntos.

Noticias relacionadas

Se dice que el primer partido de una eliminatoria como el playoff es clave. Pues la importancia del tercero, al menos en la situación protagonizada por Real Madrid y Baskonia, había multiplicado exponencialmente su peso. Ganar suponía pasar la presión al otro equipo para el martes. Un triunfo que provocaría el punto de partido. El Buesa Arena batía récord de asistencia en un playoff y el espectáculo estaba servido. (Así vivimos el partido en directo). 

Repitió Laso cinco inicial. Reyes y Carroll para dar esa potencia en la pintura y para comenzar desde el primer minuto a castigar en el perímetro. La línea del triple estaba teniendo un papel fundamental en toda la eliminatoria y plantar cara desde el momento inicial era una de las pautas a seguir para evitar cualquier arreón baskonista. Pero el resultado tardó en llegar. Salida de despistes merengues con errores en la pintura y otorgando el mando a los de Pedro Martínez.

Shengelia y Poirier rápidamente implantaron su ley. Poco podía hacer Tavares más allá de algún rebote, algún tapón y alguna falta. Sufrimiento que poco a poco crecía y arrinconaba al Madrid. Baskonia se estaba moviendo bien y con Timma cargaban a Carroll en el poste. Superioridad en altura y fuerza que perjudicaba al cuadro merengue. El 8-0 no tardaba en llegar con un alley-oop para Poirier. El Madrid necesitaba a algún anotador y rápido. Resurgió Carroll que desde media distancia y el triple intentaba impulsar la reacción del equipo. Nada de nada. Su suma encontraba respuesta en Beaubois y Vildoza: 17-8 que hacía temer lo peor en el banquillo merengue.

Shengelia y Poirier defienden a Tavares. Foto: acbmedia

Shengelia y Poirier defienden a Tavares. Foto: acbmedia

Pero Laso acertó al buscar la réplica. Ayón, Llull, Doncic... y Thompkins a pista. El interior supo sacar provecho de las molestias físicas de Voigtmann. Bien en el poste o desde la línea de tres, el americano logró recuperar la mejor imagen del Madrid. 8 puntos casi seguidos que instauraban el 2-10 de parcial. Solo Janning lograba estropear levemente las cosas para el 24-20 del final del primer cuarto.

Mucho más calmado fue el segundo tiempo. Baskonia intentaba estirar el chicle hasta romperlo, pero el Madrid se mantenía. La técnica de la goma. Los de Laso no perdían la cara del partido y no dejaban que la ventaja superara los cinco tantos. El chorreo en el rebote se mantenía pero el cuadro merengue parecía despertar de su letargo en el poste. Doncic sacaba su fuerza interior y un triplazo de Rudy a tablero ponía al Madrid por delante (28-30). Las sensaciones eran otras totalmente distintas.

Sin embargo, la debilidad defensiva merengue reaparecía. Ello, sumado a la eterna técnica pitada al Madrid -esta vez a Campazzo- chafaba los ánimos blancos. Por si fuera poco, Beaubois clavaba un triple sobre la bocina. Todo se posicionaba en contra del equipo de Laso y el 42-40 no parecía tan mala cosa.

Llull se mantiene en el aire ante la defensa de Baskonia. Foto:acbmedia

Llull se mantiene en el aire ante la defensa de Baskonia. Foto:acbmedia

BEAUBOIS ABRE LA VEDA Y DONCIC Y THOMPKINS ADELANTAN AL MADRID

La situación empeoró bastante para el Real Madrid al salir de vestuarios. Ese 'tercercuartismo' que puso la eliminatoria con 1-1 parecía volverse en contra. Cómo no, desde el triple. Doblete de Beaubois y sorpresa de Shengelia. Dos minutos y 51-42 que aumentaba a nueve puntos la máxima diferencia del partido. Los ánimos del Madrid, por los suelos. Había que reaccionar y cuanto antes. No había tiempo ni de lamentos ni de estrategias. Frenar el parcial era vital. Y el Madrid lo hizo. De la mano de un Doncic que se enganchaba en el triple y que, además, se iba a la personal sacando tres tiros. Con el esloveno empujó Causeur, clave con su gestión de los ataques. Pero eso no era más que un preludio de lo que venía después.

Primero Rudy. Luego Doncic. Después Thompkins y el punto y final de Tavares con un mate soberbio. El Madrid se había desatado por completo y recuperaba su mejor versión. Lo habitual en el equipo: dar un paso atrás para responder con tres hacia adelante. Del 48-40 a un 63-65 más que meritorio. El Madrid llegaba con ventaja al último cuarto y con sus anotadores potenciales en racha.

CARROLL VALE MUCHO

El escolta regresó. Una vez más. En un partido clave. En los momentos donde el balón casi quema. Carroll estaba ahí. Los bloqueos llegaban y su muñeca poco a poco carburaba. El artífice de las rachas del Real Madrid se estaba reservando. El equipo merengue había salido desastrosamente a la pista y Baskonia había recuperado posiciones. Pero Laso paró el partido y Carroll cambió todo. Seis puntos desde el perímetro llegaban para romper un parcial de 12-0 y para posteriormente colocar el 76-77. El Madrid se ponía por delante a tres minutos del final.

Carroll ante Baskonia. Foto:acbmedia

Carroll ante Baskonia. Foto:acbmedia

DONCIC Y TAVARES RECUPERAN EL FACTOR CANCHA

Y volvieron a aparecer. Ambos con altibajos y sufriendo notablemente en defensa. Pero aparecieron al fin y al cabo. Tavares se erigió como el amo y señor de la pintura. Tapones a Shengelia -uno en una de las últimas jugadas que certificó la victoria-, a Vildoza y a todo aquel que se atrevía a intentar entrar en la pintura. Era completamente imposible. Si a eso se le sumaba el acierto de Doncic, darle un vuelvo al marcador se antojaba como un mero sueño.

El esloveno sacó la garra que le caracteriza y, teniendo sus más y sus menos con Shengelia, logró dirigir al equipo a la perfección en los segundos del desenlace. Cerró el triunfo desde el tiro libre para acabar con 29 de valoración en su mejor partido de toda la serie. El Real Madrid sacó todo el orgullo para remontar la eliminatoria y rozar un nuevo título de la ACB.

BASKONIA 78-83 REAL MADRID

Baskonia:  Vildoza (10), Timma (4), Beaubois (17), Poirier (11), Shengelia (10) -cinco inicial- Voigtmann (3), Malmanis (-), Huertas (7), Janning (12), Diop (2), Granger (-), Garino (2).

Entrenador: Pedro Martínez.

Real Madrid: Campazzo (6), Carroll (15), Tavares (7), Taylor (5), Reyes (4) -cinco inicial- Causeur 82), Randolph (-), Rudy (8), Doncic (20), Ayón (2), Llull (2), Thompkins (12).

Entrenador: Pablo Laso.

Árbitros: Martín Bertrán, Pérez Pérez, Cortés..

Parciales: 24-20 | 18-20 | 21-25 | 15-18

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del playoff final de ACB que se disputó en el pabellón Buesa Arena (Vitoria).

  78 - 83  
BASKONIA vs REAL MADRID