Causeur, ante el Khimki en Euroliga. Foto: Twitter (@ACBCOM)

Causeur, ante el Khimki en Euroliga. Foto: Twitter (@ACBCOM)

Baloncesto

Doncic y el Madrid son humanos

El esloveno falló el triple que pudo dar la victoria y el Madrid cedió el trono. Doncic, que tuvo las cosas más complicadas que nunca, demostró ser de este mundo. Khimki, serio candidato al título, conquistó la pista merengue con un partido para enmarcar. El equipo de Laso pierde por primera vez.

El frío de Rusia se instauró en Madrid para provocar la primera derrota desde la Supercopa del equipo de Pablo Laso. Los madridistas, concretamente Luka Doncic, demostraron ser de este mundo. El partido, bien planteado desde el inicio por Khimki, se resolvió en los segundos finales. (Así vivimos el partido en directo).

Comenzó noviembre con partido de Euroliga en Madrid. Mantener el casillero de derrotas a cero, el gran objetivo del equipo merengue. Y no iba a ser fácil. Khimki tenía todas las cualidades para conquistar el pabellón merengue. El encuentro estuvo igualado durante los primeros minutos, hasta que los rusos focalizaron sus ataques en la pintura, la zona más débil que venía luciendo el cuadro de Laso. A las deliberadas canastas de Gill y Anderson se contestó con Jeff Taylor y el impasible Doncic.

El segundo cuarto tuvo el protagonismo ruso, al menos hasta los últimos cuatro minutos. Dos triples consecutivos rompieron los esquemas locales. Los ataques merengues dejaron de fluir, sin cabeza ni paciencia poco beneficio se obtenía. Todo lo contrario que en los rivales. Markovic, en una de esas desbaratadas jugadas del Madrid, robó para poner el +10. Pidió tiempo Laso a falta de 4:33 y con un 28-40 en el luminoso. Fue ahí cuando la tensión y preocupación quedaron a un lado. La rabia local apareció, por fin, para busca la remontada antes del descanso. Reyes y Taylor pusieron la dureza en la pintura, Campazzo la dirección -y su asfixiante defensa a Zaytsev-  y Doncic asumió las canastas. El esloveno, con un triple después de un dribiling, puso a la afición en pie. La reacción no se llegó a transformar en remontada, pero el lavado de cara era notable. 39-45 y todo por decidir.

JENKINS, EL ANTÍDOTO DE DONCIC

El jugador americano secó por completo al extraterrestre de Europa. Y una vez apartado el base merengue, el Real Madrid tuvo que delegar en Causeur. El francés, con varias penetraciones características, no pudo aportar lo mismo que acostumbra el esloveno. En este terreno supo sacar rédito Khimki. Las distancias se mantuvieron y la remontada quedaba atrasada. Las opciones del Madrid se encaminaron por Taylor, que siguió realizando unos portentosos minutos como en la primera parte. Entonces llegó el último par de minutos. De nuevo la locura se instauró en el parqué, en parte guiada por algunas decisiones arbitrales. Técnica a Bartzokas, triple de Maciulis para que estallase el Palacio y respuesta heroica de Shved terminando en el suelo. Como se esperaba, todo a decidir en los diez finales.

HORA DE SANGRE FRÍA

El Madrid remontó y Khimki hizo lo propio. Nadie se daba por vencido y los minutos pasaban con la inexistencia de un dominador claro. Golpeaba el Madrid con un triple de Campazzo y los rusos volvían a poner tierra de por medio con Shved. Hasta el +9 llegó el partido favorable a los visitantes. Pero la balanza seguía sin decantarse. Todos daban por cerrado el encuentro cuando el Madrid, con apenas cuatro minutos por delante, resurgió para dar la cara hasta el final. Defensas a toda pista y autenticas guerras en el rebote se dejaban ver en cancha. Las opciones merengues no fueron pocas, pero dos faltas pitadas -una a Ayón en ataque y otra a Doncic- complicaron aún más las cosas. Y apareció Carroll con un triple. Parecía que el partido no podía acabar con un ganador y otro perdedor. Y de hecho la tuvo el Madrid. Doncic falló solo de tres y sentenció el partido. El esloveno demostró que, al igual que el resto del equipo, también es humano.

REAL MADRID 80-86 KHIMKI MOSCÚ

Real Madrid: Causeur (10), Doncic (12), Taylor (10), Radoncic (2), Ayón (10) -cinco inicial- Carroll (3), Campazzo (9), Randolph (6), Maciullis (8), Reyes (6), Rudy (4), Randle (-).

Entrenador: Pablo Laso.

Khimki Moscú: Shved (20), Anderson (16), Jenkins (8), Thomas (11), Gill (12) -cinco inicial- Robinson (6), Vialtsev (2), Zaytsev (0), Markovic (9), Monia (-), Todorovic (0), Zubkov (2).

Entrenador: Georgios Bartzokas.

Árbitros: Christodoulou, Lottermoser, Pastusiak.

Parciales: 23-25 | 16-20 | 20-21 | 21-20

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de Euroliga que se disputó en el pabellón WiZink Center (Madrid).

  80 - 86  
REAL MADRID vs KHIMKI