Letras

Muere la escritora Joan Didion a los 87 años

La autora estadounidense, una de las voces literarias más importantes de su país en la segunda mitad del siglo XX, ha fallecido a causa de la enfermedad de Parkinson

23 diciembre, 2021 18:50

La escritora Joan Didion, una de las autoras estadounidenses más destacadas del siglo XX, ha muerto este jueves a los 87 años en su casa de Manhattan, según ha informado The New York Times, a causa de la enfermedad de Parkinson que padecía, además de una esclerosis múltiple que le fue diagnosticada en los años setenta.

Didion es conocida en el ámbito internacional especialmente por su libro El año del pensamiento mágico, obra autobiográfica con la que ganó el National Book Award en 2005 y quedó finalista del Premio Pulitzer y del National Book Critics Circle Award. En él destiló el dolor por la repentina muerte de su marido, el también escritor John Gregory Dunne, y por la grave enfermedad de su hija adoptiva Quintana, que moriría poco después de la publicación del libro, dando lugar a una nueva obra elegíaca titulada Noches azules.

Con una prosa que combina el pulso de la crónica con el vuelo literario, Didion es una de las principales exponentes del Nuevo Periodismo surgido en su país en los años 60, y principal rostro femenino entre otros autores célebres como Truman Capote, Tom Wolfe, Guy Talese, Hunter S. Thompson o Norman Mailer. En aquella época, la escritora y periodista fue una mordaz cronista del choque entre el moribundo estilo de vida americano tradicional y la floreciente contracultura californiana. Y en medio, el individuo, sumido en un caos existencial.

Nacida en Sacramento, California, en 1934, Didion fue una lectora empedernida desde pequeña y empezó a escribir textos a los cinco años. De niña se mudó constantemente de residencia junto a su familia debido a que su padre era militar. En 1956 se graduó en la Universidad de California en la especialidad de Inglés, y tras ganar un concurso de ensayos de la revista Vogue, comenzó a trabajar en dicha publicación, donde llegó a ser editora asociada en solo dos años, al despuntar rápidamente con su estilo sofisticado, agudo e irónico. También colaboró a lo largo de su carrera con otras grandes publicaciones como Life, Esquire y The New York Times.

Debutó en la novela con Río revuelto, obra a la que siguió su primer libro de no ficción, una antología de textos periodísticos titulada Arrastrarse hacia Belén, tomando uno de los versos de Yeats. En su bibliografía destacan también títulos como Su último deseo, thriller romántico ambientado en las conspiraciones de la Guerra Fría; Según venga el juego, novela ambientada en Hollywood que trata sobre la realidad de ser mujer en la sociedad norteamericana de hace 50 años; y Una liturgia común, ambientada en un país centroamericano ficticio dominado por la corrupción y protagonizada por una familia y su lucha por el poder. También abordó la realidad centroamericana mediante la no ficción varios años después, cuando publicó El Salvador tras regresar de un viaje con su marido por aquel país, que se encontraba en plena guerra civil. Además, en Miami abordó la situación de los cubanos exiliados en la ciudad estadounidense.

Literatura Random House es el sello que publica habitualmente las obras de Didion en España. Además de sus novelas y ensayos, ha publicado varias antologías de sus crónicas periodísticas, como Lo que quiero decir y Los que sueñan el sueño dorado, así como Sur y Oeste, recopilación de los cuadernos que escribió durante un viaje por el sur de Estados Unidos en los setenta y en los que reflejó la realidad social de la zona. Su California natal fue también objeto de análisis —incluso psicoanálisis— en Where I Was From, ensayo que escribió en 2003.

Casados en 1964, Didion y su marido, John Gregory Dunne, compartieron su vocación literaria y escribieron juntos varios guiones cinematográficos, entre ellos una adaptación de su novela Según venga el juego. En 2017 su sobrino, el cineasta Griffin Dunne, condensó la vida y la obra de la autora en el documental El centro cederá. En la película, el director le pregunta por una de sus obsesiones: las serpientes, a lo que ella contesta: "La teoría dice que si la serpiente está en tu campo visual no te va a morder. Eso se asemeja bastante a cómo me enfrento yo al dolor. Yo quiero saber dónde está".