Presión máxima para Rosa María Mateo. La administradora única de RTVE ha hablado con el presidente Pedro Sánchez y ha puesto su cargo a disposición del Gobierno. En la práctica esto no significa que Mateo dimita sino que seguirá en el cargo hasta que Moncloa lo decida.

Noticias relacionadas

De esta manera, según han confirmado a este diario fuentes de la Corporación pública, la pelota está ahora "en el tejado del Ejecutivo". Es así como se abren varios escenarios: que Sánchez reactive el concurso público actualmente en curso o que se convoque uno nuevo.

Una tercera opción es que -como apuntó este diario- se opte por volver al sistema antiguo de elección en el que los partidos consensuaban al presidente y al consejo de RTVE que posteriormente sometían a votación. Una solución frente a la que hay plena sintonía entre Psoe y Podemos.

El movimiento de Rosa María Mateo, adelantado por El Mundo, tiene dos interpretaciones. La primera es que la administradora única cumple -parcialmente- con sus promesas de renunciar al cargo una vez que el actual Gobierno dejase de estar en funciones. 

La segunda es que Mateo mete presión para que se reactive el sistema de elección del nuevo presidente de RTVE, un proceso que lleva empantanado casi tres años y que en 2019 prácticamente no avanzó.

Presión de la plantilla

Hay una tercera interpretación que llega desde Prado del Rey y tiene que ver con la presión de la plantilla de la Corporación.

Horas antes de que se conociese el movimiento de Rosa María Mateo los Consejos de Informativos de TVE, RNE y RTVE.es pidieron a Sánchez que pusiera en marcha el proceso de sustitución de la administradora única. 

"Instamos a los poderes Ejecutivo y Legislativo a que retomen el proceso de selección de los candidatos y la posterior elección de un nuevo Consejo de Administración y de un nuevo Presidente de la Corporación RTVE".

"La radiotelevisión pública no puede continuar gobernada por cargos provisionales, porque genera inestabilidad y graves consecuencias para nuestra labor diaria. Por eso urgimos a completar el concurso público puesto en marcha en 2018 y que es -a día de hoy- el único proceso de elección en activo", agregaron.

"Reclamamos que cualquier cambio en este sistema sea lo más consensuado posible, de forma que el resultado final refleje la pluralidad de la sociedad española a la que se debe esta Corporación pública. También advertimos de que estaremos en contra de cualquier cambio que facilite el control partidista de una empresa que sólo puede deberse al interés general", finalizaron.

Soluciones de Sánchez

De esta manera, la última palabra la tiene ahora Pedro Sánchez, aunque todo indica-según las fuentes consultadas- que el presidente de Gobierno pondrá en marcha el proceso de sustitución, pero se le mantendrá en el cargo hasta que se resuelva, algo que se producirá en el transcurso de este año, pero que no será inminente.

De hecho, como ha confirmado Moncloa a última hora de la tarde, "es necesario que los órganos de gestión del Ente Público continúen trabajando para garantizar el servicio encomendado". 

Desde el Gobierno remiten a las palabras de Sánchez en su última entrevista en RTVE: "Nuestra voluntad es hablar con todos los grupos parlamentarios para desbloquear el nombramiento del Consejo de Administración y poner en marcha todos los retos que tiene por delante la Corporación”.