Televisión Española cerró su peor año de audiencias en 2019, un curso convulso en el que nuevamente volvió a quedar aparcado el concurso público con el que el Congreso deberá elegir al nuevo presidente de RTVE.

Noticias relacionadas

Fue además el primer año completo de gestión de la administradora única Rosa María Mateo, quien no ha tenido contrapeso para decidir su equipo, la línea editorial y la parrilla de la televisión pública, una situación sin precedentes en la televisión pública.

Este poder total en manos de Rosa María Mateo se ha saldado con muy malos datos, al menos en el apartado de las audiencias. Las cifras de Kantarmedia indican que la primera cadena de TVE, La 1, cerró con un 9,4% de share el año 2019, esto es 1,1 puntos menos que en 2018 y el dato más bajo de su historia.

La 2 mantuvo su audiencia en el 2,7%, mientras que Clan subió una décima hasta el 1,9% de share, lo mismo que creció el 24 Horas hasta el 1%. Teledeporte se mantuvo en el 0,6% de cuota de pantalla.

Las bazas de TVE

Los datos publicados en el Informe Anual de GECA indican que La 1 acusó su pérdida de audiencia sobre todo entre las mujeres (9,6%;-1,4) y los mayores de 64 años (12,5%;-1,9), su histórico granero de espectadores. Cayó también en todas las franjas horarias.

TVE no logró en 2019 colocar ningún programa entre los 25 más vistos y sus únicas bazas fueron eventos deportivos como la emisión de la Copa del Rey o sus clásicos como Eurovisión, las Campanadas o el Debate a las Elecciones de abril.

Para nadie es un misterio que TVE se encuentra pasando por una crisis de identidad a la que no ha ayudado el nombramiento de una administradora única ni unos Presupuestos congelados por la falta de Gobierno.

Proceso paralizado

Todo ello en medio de un concurso público del que parecen haberse olvidado los políticos. Pedro Sánchez nombró a Rosa María Mateo de manera provisional hasta que se resolviese este concurso para elegir presidente, pero la interinidad se ha mantenido más de lo esperado. La lista corta de candidatos está en las Cortes desde hace meses, pero una serie de recursos de los que quedaron fuera y la falta de voluntad política han congelado el proceso.

De hecho, y como han publicado algunos medios como El Independiente, la intención de Pedro Sánchez es la de dejar sin efecto este proceso y buscar un nuevo presidente de RTVE por acuerdo de los partidos y sin pasar por trámite parlamentario del concurso.

Y todo ello mientras Rosa María Mateo anunciaba hace meses que se marcharía de RTVE una vez que se formara el nuevo Gobierno, un nuevo Ejecutivo que probablemente se hará oficial en los próximos días.